«¿Por qué hay que descartar que el PNV apoye los Presupuestos?»

Al oír «giro a la izquierda» ironiza: «Últimamente los pronosticadores no han acertado mucho». Sin descartarlo, no oculta su querencia por el pacto del PSOE con CiU y PNV, y se suma así a los socialistas que abogan por acercarse ya al viejo partido vasco

GABRIEL SANZ | MADRID
Actualizado:

Cuando el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, reflexionó el viernes que la realidad obliga a su partido y al PSOE «a resituarse y a tener unas relaciones normales», Manuel Chaves ya había recibido a ABC. Lo curioso es que ninguno sabía lo que había dicho el otro. Chaves, porque esta entrevista se hizo el miércoles, recién terminado el Debate sobre el estado de la Nación. Y Erkoreka, porque la entrevista se publica hoy. En cualquier caso, ambos vienen a coincidir en hacer de la necesidad virtud: Chaves sabe que el Gobierno sigue en minoría después del debate, y el portavoz del PNV... que a su partido le quedan, al menos, cuatro años de oposición en Vitoria y que fuera del poder hace mucho frío. -Tras el debate, ¿ve conveniente una foto de Zapatero y Rajoy en La Moncloa?

- No se puede descartar. En este debate sobre el estado de la Nación el presidente ha hecho una llamada a la colaboración de todo el mundo político, también del PP. En las propuestas que ha hecho Zapatero hay algunas defendidas por ellos, y es que lo que quiere el presidente es la mayor conjunción de fuerzas por parte de todos. Eso es lo que piden los españoles. Al Partido Popular se le ve demasiado el plumero. Se siente a gusto con la crisis como si hubiera venido la virgen a verle. Con opciones de esa naturaleza no se puede ganar un debate ni la confianza de la gente.

-¿Convocarán la Conferencia de Presidentes después del verano para abordar todos esos temas que anunció Zapatero?

-No hay que esperar a la Conferencia de Presidentes para que el Gobierno se reúna con las comunidades en el tema de ayudas al automóvil. El jueves ya se reunió el ministro de Industria con los consejeros. No hay que esperar tampoco a la Conferencia de Presidentes para poner en marcha lo de los ordenadores en el sistema educativo.

-Entonces, ¿lo harán mediante Conferencias sectoriales?

-Es que tiene que ser en conferencias sectoriales, en un marco de cooperación. Por ejemplo también las medidas de cobertura social que se puedan poner en marcha. Lo que busca el presidente es discutir, poner en marcha el modelo productivo y económico en innovación y desarrollo, en Formación Profesional, en energías renovables.

- Una de las medidas que anunció el presidente, eliminación de la desgravación fiscal por vivienda en 2011 para una mayoría, es impopular en la clases medias. ¿No temen que les haga perder voto en las europeas?

-No podemos estar gestionando la crisis económica a golpe de encuesta. No estamos en una cuestión de votos ahora. Se trata de remontar la crisis y si el presidente del Gobierno ha señalado que quiere cambiar el modelo económico, tiene que ser consecuente con ese objetivo y esa realidad. Eso requiere que el sector inmobiliario no tenga, porque además es imposible, la importancia que tuvo hasta el año 2008. Y, al mismo tiempo, que los recursos vayan destinados a otros sectores. Es verdad que se quita la reducción de la vivienda a partir de 2011, respetando los derechos adquiridos de los que ya han comprado una antes, pero, ¡ojo!, que se baja cinco puntos el Impuesto de Sociedades a las pymes, y el IRPF a los autónomos.

-El PSOE sale del debate sin mayoría. ¿Le gustaría pactar los Presupuestos con CiU Y PNV, o dar el tan cacareado giro a la izquierda que pronostican los medios de comunicación?

-Es difícil en estos momentos hacer unos pronósticos. Últimamente los pronosticadores no han acertado mucho (risas). Es cierto que el Gobierno parte de una situación de minoría mayoritaria y que tiene que pactar. Es un problema de aritmética parlamentaria y yo creo que se requieren dos cosas fundamentales a la hora de negociar en el Parlamento: una es iniciativa política. Y dos, capacidad política. Y eso puede traer como consecuencia no pactar con un bloque determinado. Con la izquierda unas cosas. Con CiU, PNV, e incluso PP, otras.

-Es decir, seguirán ustedes con los pactos «a la carta»

-Bueno, simplemente un pacto que te garantice la aritmética parlamentaria pero qué tampoco pueda alterar tu programa de gobierno.

- Ya, pero Felipe González y José María Aznar formalizaron pactos con CiU y PNV, que daban estabilidad. ¿No es aconsejable eso cuando se pretende, nada menos, que un cambio de modelo productivo que durará años?

-Sí, pero las situaciones políticas y económicas cambian. No había entonces una situación de crisis económica con la gravedad e intensidad de la de ahora. Yo no descarto que pueda haber un pacto con las fuerzas políticas de izquierda, y que sea el centro la parte nuclear de la aprobación de los Presupuestos. Pero ¿por qué hay que descartar el apoyo de los partidos nacionalistas?

-Hombre, porque el PNV no está muy por la labor desde su salida del Gobierno Vasco.

-No, pero el PNV lógicamente se tendrá que lamer sus heridas y el PNV es un partido mayoritario, que tiene que defender muchos intereses ciudadanos en Euskadi y no va a adoptar posiciones políticas marginales por su historia, por lo que ha representado.

-¿Qué cree que pasará en las Europeas? Las encuestas pintan mal para ustedes...

-Para mí tienen una doble dificultad. Una, que se corre el peligro de convertirlas en un debate sobre temas nacionales, lo cual le resta diríamos contenido. No hablar de Europa, del proyecto europeo, del peso que Europa tiene que tener en el escenario internacional. Y en segundo lugar, el segundo problema es la participación. No es un fenómeno diríamos exclusivo de España. Es un fenómeno que afecta a todos los países de la UE. Los partidos no hemos logrado hacer interesantes estas elecciones para alimentar una participación razonable.

-¿Tendrá consecuencias una derrota del PSOE, como dicen las encuestas? ¿Habrá cambio de rumbo en la política del Gobierno socialista?

- Vamos hacer todo lo posible por ganar y yo tengo la confianza de que el PSOE que por historia, por europeísmo, tiene un modelo de Europa y sus repercusiones mucho más avanzado que la derecha, va a ganar estas elecciones. Las elecciones son europeas y yo creo que si alguien las quiere convertir en unas elecciones primarias y quiere sacar otro tipo de consecuencia se equivoca porque no creo que ese sea el pensamiento, diríamos, ni la orientación de los ciudadanos en estas elecciones. Creo que el ciudadano español voto una cosa distinta en europeas y en elecciones municipales y generales. Lo que se pierde o se gana es una determinada presencia en el Parlamento Europeo.