Desarrollo eólico ligado a la I+D+i

Actualizado:

No es un milagro para lograr el ansiado cambio de modelo productivo, pero el desarrollo eólico tiene muchos ingredientes para conseguirlo, tras una inversión inicial cercana a los dos mil millones. Y es que los molinos de viento fomentarán la creación de empleo en Cantabria, -unos 500 puestos de trabajo directos-, y contribuirán a la modernización de la región, debido a los proyectos asociados de I+D+i.

El modelo cántabro -última comunidad, junto con Madrid, en impulsar el desarrollo eólico- presenta diferencias respecto al de otras autonomías, en las que la adjudicación de la potencia eólica va ligada a un canon.

Nosotros no cobramos cánones como hacen otros gobiernos autonómicos, como el PP en Galicia, porque el plan eólico no es para dar dinero al Gobierno regional, sino para modernizar y generar riqueza para Cantabria», defiende el consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico del Gobierno regional, Juan José Sota, para quien este proyecto supone una oportunidad de futuro.

Así, las empresas que «se aprovechen» del viento de Cantabria deberán compensar a la región con proyectos industriales orientados a crear empleo, modernizar el tejido industrial y desarrollar I+D+i, para potenciar un sector «de futuro, ajeno a burbujas peligrosas» y donde las empresas estén «alejadas de cualquier atisbo de especulación».