Varias personas lanzan huevos a la sede del PNV - Pablo Ojer | Vídeo: ATLAS

El desalojo de los okupas abertzales provoca un enfrentamiento entre Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Pamplona

Se responsabilizan mutuamente de no haber buscado alternativas a la actuación policial

PamplonaActualizado:

Hacía días que se apreciaba un enconamiento en las posturas políticas sobre el previsible desalojo del «gaztetxe Maravillas», el palacio del siglo XVIII okupado por jóvenes abertzales en pleno centro de Pamplona.

Y el desalojo del edificio de la pasada madrugada ha desatado el enfrentamiento entre Gobierno de Navarra, propietario del edificio, y el Ayuntamiento de Pamplona, gobernado por el partido ideológico de los okupantes.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, ha afirmado esta mañana que «no comparto en absoluto ni en el fondo ni en las formas» el desalojo del palacio del Marqués de Rozalejo. Se ha quejado amargamente de que el Gobierno no le avisara de que se iba a producir el desalojo y de que se haya enterado por las redes sociales. Y se ha ofrecido como mediador entre Gobierno y okupas. «Tengo voluntad y empeño personal en sacar adelante algún espacio de diálogo donde podamos debatir estos temas que nos atañen a todos», ha afirmado, aunque ha reconocido que «hoy las posturas están más enconadas que ayer».

La portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, por su parte, ha rechazado de plano la actitud del alcalde de Pamplona, «no podemos aceptar que el alcalde de Pamplona, el responsable primero de sentarse hablar con el gaztetxe, pretenda ahora escudarse en la mediación cuando es él el interlocutor».

En su opinión, el responsable último de lo sucedido la pasada madrugada es el propio alcalde de Pamplona. «Las demandas de este colectivo del gaztetxe Maravillas no han sido nunca competencia del Gobierno de Navarra y creemos que el Ayuntamiento de Pamplona y EH Bildu, I-E y Podemos lo saben», ha afirmado, para señalar que «la competencia es del Ayuntamiento de Pamplona y creemos que desde el Ayuntamiento se ha hecho oídos sordos a las peticiones de los colectivos que sostienen el gaztetxe Maravillas».

Incidentes

En lo único que han coincidido ambas instituciones ha sido en el llamamiento a que no se produzcan más incidentes. Para esta tarde está convocada una «asamblea popular» y una manifestación.

El gaztetxe Maravillas era un palacio del siglo XVIII propiedad del Gobierno de Navarra que había sido okupado ilegalmente por grupos de jóvenes abertzales y realizaban actividades en su interior incluso a pesar de que el edificio contaba con importantes deficiencias fruto de años de abandono.

Finalmente el pasado 27 de julio el Gobierno de Navarra presentó un recurso ante el juez para que procediera al desalojo y esta pasada madrugada, en torno a las 5, la Policía Foral ha entrado en el edificio y ha identificado a los 22 okupantes que permanecían en su interior que han ofrecido una resistencia pasiva. Cuatro de los identificados eran menores de edad.

En el exterior del edificio, que contaba con dos cordones policiales en los que participaba tanto Policía Foral como Policía Nacional, se han producido algunos momentos de tensión que han derivado en alguna carga policial con salvas y porrazos.