Desalojan casi 500 casas en Córdoba, Jaén y Sevilla por la crecida del río

J.LÓPEZ/A.BACA.SEVILLA. El incesante goteo de viviendas desalojadas a consecuencia de la crecida del Guadalquivir se acera a las 500, por lo que a una media de tres personas por familia son unas 1.500

Actualizado:

J.LÓPEZ/A.BACA.

SEVILLA. El incesante goteo de viviendas desalojadas a consecuencia de la crecida del Guadalquivir se acera a las 500, por lo que a una media de tres personas por familia son unas 1.500 las afectadas por esta circunstancia de las provincias de Córdoba, Jaén y Sevilla. En uno de los municipios sevillano, Tocina, se vivieron ayer momentos de angustia a consecuencia de una avenida. Mientras, en una localidad de Granada, Belerda, se hundió una calle y y un tren descarriló en Loja con el resultado de dos heridos.

San Juan de Aznalfarache y Gelves (Sevilla), a orillas del Guadalquivir, vivieron momentos de gran preocupación durante la tarde, cuando hubo que estar pendiente de que los pilares de contención no cedieran por la fuerza y el gran caudal del río. Pasadas las 18 horas, el nivel comenzó a descender,aunque durante todo el fin de semana se mantendrá la guardia.

Oficialmente son alrededor de 1.400 personas y 462 viviendas las desalojadas en Andalucía como consecuencia del temporal que azota la comunidad, concretamente en las provincias de Córdoba, Jaén y Sevilla, en zonas próximas a las llanuras de inundación del Guadalquivir.

El consejero de Gobernación, Luis Pizarro, que ayer presidido en Córdoba el comité asesor del Plan de Emergencias, indicó en rueda de prensa que en la provincia de Córdoba -en la capital, Villafranca y Palma del Río- eran en ese momento 252 las viviendas desalojadas, mientras que en Jaén había 120 y en municipios de Sevilla, como Lora del Río y Tocina, 90.

De este modo, y calculando una media de tres personas por vivienda, el número de desalojados ronda los 1.400.

Pizarro aseguró que la principal prioridad de los equipos de emergencia, integrados por 500 profesionales, es garantizar la seguridad de los ciudadanos y añadió que, aunque entiende la «impotencia» de las personas que «están perdiendo todo lo que tienen, hay que velar por su seguridad», por lo que sostuvo sostenido que hasta que la situación no se normalice completamente no podrán volver a sus casas, informan Efe y Ep..

Pizarro, que defendió la actuación de las administraciones, indicó que el caudal del del río va bajando, pero advirtió de que no se levantará el nivel 2 de alerta hasta que no haya normalidad absoluta.

El temporal derivó ayer en nuevas incidencias. El Ayuntamiento sevillano de Tocina informó del desalojo de personas en 35 naves de un polígono ganadero, cuatro cortijos en fincas agrícolas y 22 viviendas, de las cuales 15 quedaron inundadas, por la considerable crecida del Guadalquivir a primera hora de la mañana.

También en la provincia sevillana, las intensas lluvias de estos días provocaron un «enorme socavón» en el Arroyo de los Alfileres, que corre en paralelo junto a la carretera A-8077 entre las localidades de Castilleja de Guzmán y Camas.

El socavón creó una cascada de agua que provocó el desplome de las márgenes del arroyo «a lo largo de cientos de metros», según un comunicado de prensa de la Asociación «Los Dólmenes».

En Granada, la pequeña localidad de Belerda se quedó ayer sin suministro de agua potable han hundirse una calle como consecuencia de las lluvias, lo que también dejó incomunicado a todo un barrio. Además, una familia fue desalojada de su vivienda ante el riesgo de derrumbe.

De otro lado, dos personas resultaron ayer heridas leves en el descarrilamiento de un tren en la provincia de Granada, entre las estaciones de Loja y Salinas, debido a un desprendimiento de piedras de gran tamaño, por lo que la circulación ferroviaria quedó interrumpida.