Derrotado y mitinero

Pedro Sánchez dio la sensación de estar desesperado, dolido, justificándose y reprochando a la oposición que haga oposición. Es el fin de un Gobierno carbonizado por su propia inconsistencia. Ahora llega la hora de la verdad, la hora de las urnas.

Juan Fernández-Miranda
MadridActualizado:

Menudo mitin. Pedro Sánchez ha convertido la sala de prensa del Palacio de La Moncloa en el escenario del primer acto de campaña electoral. Con 5 minutos de intervención y una ronda de preguntas a todos los periodistas convocados habría sido suficiente. Es más, con tres palabras bastaba: 28 de abril. Todo lo demás es verborrea, partidismo y lecturas interesadas de una realidad que tiene poco que ver con el país que gobierna. Más de 20 minutos para justificarse: con doctrina, con medias verdades y con mentiras.

Acorralado. Sánchez dio la sensación de estar desesperado, dolido, justificándose, reprochando a la oposición que haga oposición, culpando a los demás de no dejarle gobernar y lo más importante: obviando que

Juan Fernández-MirandaJuan Fernández-MirandaRedactor jefeJuan Fernández-Miranda