Las mafias del contrabando diversifican sus productos
Artículos falsificados procedentes del sudeste asiático - POLICÍA NACIONAL
españa

Las mafias del contrabando diversifican sus productos

Policía y Guardia Civil atacan al comercio ilícito persiguiendo los delitos más graves que lleva asociados, entre ellos blanqueo, trata de seres humanos y explotación laboral

MADRID Actualizado:

Tabaco, prendas de vestir, perfumes, juguetes, teléfonos móviles, medicamentos, vino, repuestos para el automóvil... En palabras de Pilar Jurado, directora del departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, «actualmente se falsifica todo, incluidos productos que entrañan riesgos para la salud del consumidor». Se trata de una tendencia que está creciendo exponencialmente en los últimos años. De los clásicos bolsos y relojes se ha pasado al Viagra o al vino de Burdeos «chino».

Tanto Hacienda como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado alertan de los riesgos de consumir productos falsificados, así como del hecho de que con ello estamos alimentando las finanzas de las mafias internacionales.

100.000 empleos menos

Según datos de la Asociación Nacional para la Defensa de la Marca (Andema), el comercio de artículos falsificados hace que desaparezcan 100.000 empleos al año en Europa. Además, Miguel Ángel Godoy, comandante de la Unidad Técnica de la Policía Judicial de la Guardia Civil, que ha intervenido en las «Jornadas sobre Comercio Ilícito y Falsificaciones» de Altadis y El Nuevo Lunes, alerta de que «por encima del peligro sanitario, económico y social, hay ajustes de cuentas y luchas por el mercado entre las distintas mafias que se lo disputan».

Las penas a las que se enfrentan quienes comercian con material falsificado son muy bajas, pero estas organizaciones criminales siempre cometen otros delitos ligados a su actividad. Ese es el flanco por el que están atacando tanto la Policía como la Guardia Civil. «Estas mafias incurren en blanqueo, trata de seres humanos, explotación laboral, extorsión, corrupción... Todos ellos son delitos mucho más graves que el daño a la propiedad intelectual e industrial», sostiene Mónica Dopico, jefe de la Sección Propiedad Intelectual e Industrial del Cuerpo Nacional de la Policía - UDEV Central. Por esa vía pueden conseguir condenas mayores para los integrantes de estos grupos criminales.

Sólo el año pasado fueron intervenidos en España casi nueve millones de artículos falsificados, cuyo valor asciende a 108 millones de euros.