Los parlamentarios, puestos en pie, ovacionaron el discurso de Don Juan Carlos

El Rey defiende la plena vigencia de la Constitución y su espíritu integrador

MADRID. J. L. LORENTE
Actualizado:

«Conmemorar el XXV Aniversario de la Constitución no sólo es una ocasión para recordar lo mucho que ya nos ha aportado y para reafirmar su vigencia, sino también para reclamar en estos momentos la responsabilidad que a todos nos incumbe de respetarla y de preservar su espíritu integrador y conciliador». Las Cortes, reunidas en sesión conjunta en el Congreso de los Diputados, pudieron escuchar ayer uno de los más importantes discursos del Rey en estos últimos 25 años, en el que Don Juan Carlos apeló a «la prudencia y al diálogo, el consenso y la moderación, para fortalecer juntos los pilares esenciales de nuestra convivencia». El Rey recordó que la Carta Magna es un «marco sólido, estable y flexible» para afrontar el futuro en común, que «nadie puede arrogarse en exclusiva como propio, ni tampoco rechazar como ajeno».

Sus Majestades los Reyes, el Príncipe de Asturias y las infantas Doña Elena y Doña Cristina presidieron la sesión solemne que las Cortes Generales celebraron en el Congreso como acto central del XXV Aniversario de la aprobación en referéndum de la Constitución. Participó por primera vez en un acto institucional la prometida de Don Felipe, doña Letizia Ortiz, que ocupó un lugar preeminente en casi toda la jornada.

Los Reyes llegaron al palacio de la Carrera de San Jerónimo poco antes de las doce del mediodía, precedidos del Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real. Allí les esperaba el presidente del Gobierno, José María Aznar, y los presidentes del Congreso y el Senado, Luisa Fernanda Rudi y Juan José Lucas, respectivamente. Tras recibir honores por un batallón de los tres Ejércitos, Don Juan Carlos pasó revista a las tropas, acompañado por el teniente general jefe del Estado Mayor de la Defensa, el teniente general Jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey y el teniente coronel jefe del batallón. Una vez finalizada la revista, la Familia Real saludó a los miembros de las Mesas de ambas Cámaras.

Sonora ovación

La puerta principal de la Cámara Baja se abrió en esta ocasión, como sólo se hace en momentos excepcionales, para recibir a la Familia Real. En su entrada al hemiciclo de la Cámara Baja, los Reyes y sus hijos fueron recibidos con una sonora ovación, que acabó interrumpida por el himno nacional. Sus Majestades ocuparon los escaños correspondientes a la Presidencia del Congreso. A su izquierda se situaron el Príncipe de Asturias, Doña Elena y Doña Cristina. A su derecha, Rudi y Lucas. Los esposos de las infantas -Jaime de Marichalar e Iñaki Urdangarín- y Doña Letizia Ortiz tenían reservados tres asientos en la tribuna de personalidades.

En su discurso, Don Juan Carlos quiso recordar que, en nuestra Carta Magna, «los valores de pluralismo y tolerancia disponen de instituciones sólidas y flexibles para expresarse y desarrollarse en plenitud». Asimismo, hizo hincapié en que «la Constitución, desde sus valores y principios, permite afrontar nuestros problemas y anhelos dentro del respeto a las reglas del juego adoptadas libre y democráticamente, evitando planteamientos que puedan poner en peligro la estabilidad y la seguridad de todos». «No dilapidemos el caudal de entendimiento acumulado en torno a nuestra norma fundamental», instó el jefe del Ejecutivo a los representantes de la soberanía popular.

Pilares de la convivencia

Además, subrayó que se trata de una Constitución que, aprobada por amplia mayoría y concebida como obra de todos y para todos, «nadie puede arrogarse en exclusiva como propia, ni tampoco rechazar como ajena». Todo ello sirvió al Monarca para concluir: «Esta conmemoración es una ocasión propicia para, desde la posición que me asigna la Constitución, dirigir una llamada a la prudencia y a la responsabilidad, a los hábitos del diálogo sincero, del consenso y la moderación, para preservar y fortalecer juntos los pilares esenciales de nuestra convivencia».

Don Juan Carlos no quiso pasar por alto una mención al papel de Don Felipe. «La Corona reitera su afán de servir a España y a los españoles, para que juntos podamos alcanzar cotas de bienestar en una España cohesionada, próspera y también más justa y solidaria. En esta afán, el Príncipe de Asturias representa y garantiza la continuidad del compromiso de la Corona al servicio de España». «Nunca os faltará el afecto, la entrega y la ilusión del Rey en este empeño, reflejo del profundo amor por España y de la permanente identificación de la Corona con las legítimas aspiraciones de los españoles».

Las palabras de Don Juan Carlos fueron recibidas con unánimes elogios por parte de los portavoces y diputados de todos los grupos parlamentarios. Pocas veces se había escuchado en el hemiciclo una ovación tan prolongada, que llegó a emocionar al Rey.

Previamente, la presidenta del Congreso de los Diputados, Luisa Fernanda Rudi, destacó la «estabilidad política y la prosperidad económica» que se han alcanzado con la Constitución y por ello, aseguró que no debe romperse el «gran pacto» que ha guiado la trayectoria de democracia y convivencia durante los últimos 25 años. Asimismo, Rudi dedicó parte de su discurso a elogiar la institución de la Monarquía Parlamentaria y recordó que el Rey siempre ha dejado patente que es «el primer y más firme defensor de los valores constitucionales». Por último, pidió hacer frente a los ataques del terrorismo para defender la Constitución y rindió un «sentido recuerdo» a las víctimas de esa lacra y a sus familias.

Desfile de las Fuerzas Armadas

El solemne acto concluyó con un desfile de la Agrupación de las Fuerzas Armadas. En la tribuna presidencial se situó la Familia Real al completo y a cada uno de los lados se repartieron las autoridades. El protocolo hizo que los candidatos a la Presidencia del Gobierno por los dos principales partidos, Mariano Rajoy José Luis Rodríguez Zapatero, se colocasen juntos y departiesen unos momentos. Hoy tendrá lugar en el Congreso una recepción conmemorativa, en la que Rudi y Lucas recibirán a personalidades del ámbito político, cultural y social.