Defensa se inclina por la tesis de que los agentes del CNI fueron un objetivo aleatorio

Madrid. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ministerio de Defensa se inclina por la tesis de que el ataque  contra ocho agentes del servicio de inteligencia español en Irak, en  el que murieron siete de ellos, fue "aleatorio", según la impresión  extraída por la oposición tras la comparecencia en el Congreso de los Diputados del ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, y del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar, indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

No obstante, en su comparecencia ante la Comisión de Secretos

Oficiales --que duró cerca de dos horas-- ambos cargos mantuvieron

también la hipótesis de que la agresión armada, que se produjo el

pasado 29 de noviembre en Latifiya, a 30 kilómetros de la capital

iraquí, cuando los agentes regresaban en dos vehículos de Bagdad,

tuvo lugar a raíz de un seguimiento, y que, por tanto, en la investigación se mantienen las dos tesis.

Las fuentes parlamentarias consultadas señalaron que Dezcallar y  Trillo no aportaron novedades relevantes respecto a estos asesinatos  y que, básicamente, se limitaron a poner de manifiesto lo ya conocido  a través de los medios de comunicación.

Autopista cortada 

Según la versión que hoy dieron a conocer ambos en la Cámara Baja,

la autopista, la ruta alternativa que el convoy en el que viajaban

los ocho agentes pudo haber elegido para hacer el recorrido que une

Bagdad con Diwaniya, estaba cortada.

También confirmaron que la carretera que finalmente eligieron para

hacer su ruta los miembros de los servicios secretos españoles ya

había sido escenario de otras emboscadas. Estos dos hechos son en los

que se apoya la oposición para inclinarse por la tesis de que los

atacados fueron un "blanco operativo" y no un objetivo seleccionado.

Ello contrasta con las primeras versiones de los hechos que

ofreció el Departamento de Defensa. Así, el pasado 1 de octubre,

Trillo explicó que la decisión tomada por los militares del CNI de no

circular por la autopista respondía al hecho de que en la carretera

que eligieron se pondían "esperar menos sorpresas" y que al ser ésta

una ruta "más transitada", se pensaba que los agentes iban "a pasar

más desapercibidos".

Ese mismo día, el ministro se inclinó por que los agentes habían

sido objeto de un seguimiento y previsiblemente, de una "delación".

Después de que un mando militar estadounidense descartase este último

extremo y se decantase por la hipótesis de que el ataque se debió a

que eran un objetivo fácil, el secretario de Estado de Defensa,

Fernando Díez Moreno, introdujo un matiz en la versión del

Departamento e indicó que no estaba claro si habían sido elegidos por

ser un blanco sencillo o porque habían sido seguidos.

Fuentes del CNI también dieron por casi descartada la hipótesis de

la delación y el Reino Unido, fuerza ocupante en Irak, echó en falta

prudencia en los agentes.

Casas próximas 

Los comparecientes incidieron en que los agentes también fueron

disparados desde casas próximas a la carretera, dato que ya fue

desvelado la pasada semana por el presidente del Gobierno, José María

Aznar, durante su comparecencia en el Pleno del Congreso de los

Diputados.

El superviviente del ataque, el agente José Manuel Sánchez Riera,

fue protegido por un imam. Según la información proporcionada hasta

ahora por el CNI, Sánchez Riera pudo escapar de un intento de

linchamiento por parte de un numeroso grupo de partidarios de Sadam

Husein hasta lograr la protección de unos policías locales iraquíes.

Segunda vez

Con la comparecencia de hoy, Dezcállar ya ha comparecido dos veces

en la Cámara Baja, ambas en este periodo de sesiones, último de la

legislatura. La primera fue en septiembre de este año, cuando acudió

al Congreso para hablar de la nueva estructura del CNI.

La comisión de "fondos reservados", está presidida por la

presidenta del Congreso de los Diputados, Luisa Fernanda Rudi. A la

sesión de hoy asistieron los portavoces autorizados por el Parlamento

para conocer informaciones clasificadas como secretas --los de todos

los grupos con excepción del Mixto--, con la salvedad del de CiU,

Xavier Trías, que excusó su asistencia ya que estaba citado en

Barcelona para una reunión de la federación. Al no ser delegable, la

formación catalana no tuvo representación en las comparecencias.