El grupo de Currin apremia a la legalización de Sortu
El mediador internacional- Brian Currin - TELEPRESS

El grupo de Currin apremia a la legalización de Sortu

Sostiene que el Parlamento tiene «una carencia de legitimidad» y confía en que la nueva marca de Batasuna sea legalizada «en un plazo lo más corto posible»

VITORIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El grupo de mediadores internacionales comandado por el «facilitador» sudafricano y avalista de las tesis batasunas del «conflicto» Brian Currin ha mantenido diversos encuentros en las últimas 48 horas con los partidos nacionalistas y sindicatos para explorar las posibilidades de crear una mesa de partidos multipartita que aborde cuestiones como la «paz» y la «normalización» política en el País Vasco. Una proposición que el PNV, con quien se reunió ayer Currin, el PSE –salvo su presidente Jesús Eguiguren- y el PP rechazan por entender que es el Parlamento el foro idóneo donde tratar cuestiones políticas.

Tras su ronda de encuentros, en los que no han participado ni Gobierno Vasco, ni PSE, ni PP ni UPyD, el denominado «grupo internacional de contacto» ha reiterado su disposición a «animar y asistir a los partidos” para establecer una «agenda para el diálogo político» que contribuya a alcanzar «una paz duradera», tal y como recogía la Declaración de la Conferencia de San Sebastián, montada por el propio Currin.

El grupo dice «respetar» que la puesta en marcha de un «diálogo resolutivo» entre partidos corresponde a estos y las instituciones vascas. Sin embargo, opina que «el problema» es que «no todos los sectores políticos» están representados en el Parlamento, en relación a la ilegalizada Batasuna, por lo que acusa a la Cámara Vasca de tener una «carencia de legitimidad», recogiendo así el discurso de los nacionalistas.

«Diálogo sobre diálogo»

Es por ello que Brian Currin y sus «expertos» en «conflictos» apremian al Gobierno de Mariano Rajoy a la legalización de la marca propia de la «izquierda abertzale». «Esperamos que Sortu sea legal en un plazo lo más corto posible y pueda presentarse a las próximas elecciones». Y continúan: «Así, tras su celebración, todos los partidos políticos podrán tener representación en el Parlamento y un diálogo resolutivo para abordar el conflicto será posible».

Mientras tanto, animan a los representantes políticos vascos a mantener la «comunicación y confianza necesaria» mediante «conversaciones informales y estables», en lo que, dicen, se denomina «diálogo sobre diálogo».

El grupo de mediadores se entrevistó ayer con el PNV y la «izquierda abertzale», mientras que hoy ha hecho lo propio con EA, Aralar y algunos sindicatos y agentes sociales. Según fuentes conocedoras de estas reuniones, Iñigo Urkullu trasladó en persona a Currin la posición del Gobierno central tras la reunión mantenida con el presidente Rajoy en la Moncloa el pasado martes.