Cumbre de América Latina-Garzón
Ésta ha sido la primera vez que se estrechan las manos, según ha explicado Evo Morales / REUTERS

Cumbre de América Latina-Garzón

Evo Morales ha hecho esperar al juez unos 40 minutos en un céntrico hotel, mientras se prodigaba en elogios a su «defensa de los valores democráticos». En tres días, el juez se entrevista con cuatro jefes de Estado

E. MONTAÑÉS / L..AYLLÓN | MADRID
Actualizado:

Cuarenta minutos de reloj ha hecho esperar el líder bolivariano, Evo Morales, al juez Baltasar Garzón en la que ha sido su primera aparición pública tras recibir el beneplácito a su traslado a La Haya. Pero hasta eso estaba perdonado, máxime cuando el motivo de la tardanza no era otro que las preguntas incisivas que le dirigían los periodistas al presidente de Bolivia al término de la Cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad Andina. En ese encuentro con la prensa, también ha habido espacio para Garzón. Evo Morales ha anunciado que se dirigía a ir a ver al juez estrella, también en su país. «Nunca tuve la oportunidad de estrecharle la mano -ha lamentado-, pero es un gran defensor de los derechos humanos, de la democracia y la Justicia, como juez y como abogado. Voy a expresarle mi solidaridad con él porque es muy admirado en Bolivia». Tan admirado como le manifestó también hace dos días la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que lo es en ese país.

Garzón ha salido sin dar declaraciones y con una completa agenda

Tras ello, el juez ha abandonado el hotel. No se ha pronunciado sobre su siguiente destino, La Haya, y ha estado más parco que en otras ocasiones (ayer mismo en París tras recibir otro de los galardones y parabienes que están proliferando en las últimas semanas), pero a buen seguro se lleva la impresión de que es muy querido entre los líderes iberoamericanos presentes esta semana en la Cumbre con la UE. Las cumbres con Garzón no han terminado. Está previsto que hoy se reúna también con la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y el jueves con el presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, ambos para expresar su apoyo al juez español, que logró fama mundial como artífice de la detención del dictador chileno Augusto Pinochet y al ex militar argentino Adolfo Scilingo, condenado en España a un pena de cárcel de más de mil años por delitos de lesa humanidad y detención ilegal durante la dictadura argentina.