La cuenta atrás del «Un, dos, tres»

S. CAMPELO/
Actualizado:

MADRID. Poco queda de aquel 9 de enero en el que Narciso Ibáñez Serrador saldó su vuelta a Televisión Española con una audiencia cercana a los siete millones y un «share» del 46,2 por ciento. En doce entregas, el «Un, dos, tres» ha perdido cuatro millones de espectadores y ha rebajado en 28 puntos su cuota de pantalla, según evidencian los discretos datos correspondientes a este viernes: 2.625.000 seguidores y un «share» del 18,3 por ciento. Con el peor registro de la temporada (ocho puntos y un millón de espectadores por debajo de la tendencia media), la edición dedicada a la novela de Mary Shelley, «Frankenstein», situó a la Primera en el tercer puesto del ránking diario (21,1 por ciento) y consolidó el dominio de Antena 3 en la franja de noche con «¿Dónde estás corazón?» (2.679.000 espectadores y un 25,9 por ciento de cuota de pantalla).

Prórroga de abril

Pese a que el contrato contemplaba un bloque inicial de doce entregas, la cadena pública anunció hace días que pensaba prorrogar «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» tres semanas más y cubrir así el mes de abril con monográficos dedicados a «Mark Twain», «Cleopatra» y «Robin Hood».

Cabe mencionar que esta decisión fue tomada en el mes de marzo, cuando parecía que el concurso que presenta Luis Roderas había encontrado su lugar en la horquilla del 21-22 por ciento de cuota de pantalla.

La quimera de Chicho

Durante los últimos tres meses, la quimera personal de Ibáñez Serrador se ha enfrentado a títulos taquilleros, escándalos del famoseo e incluso a la contraprogramación obligada de Emilio Aragón. La dura competencia, las críticas y denuncias al grupo humorístico «Tati y Quieto» y la evolución descendente que le han brindado los audímetros españoles han quitado su poder a la calabaza de la suerte justo el año que cumple su 32 aniversario.

La presentada por el maño Luis Roderas es la décima etapa del mítico concurso, que volvió este enero a la oferta de Televisión Española después de diez años de ausencia. Con una audiencia repartida equitativamente entre hombres y mujeres, «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» tiene entre los dos segmentos extremos de la pirámide poblacional (mayores de 64 años y niños de entre 4 y 12) a sus máximos seguidores.