Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, y Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, y Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso

Cuando Sánchez criticaba la «soberbia» del PP por no pactar: «Lista más votada no es sinónimo de mayoría»

El presidente en funciones rechazó en su momento una propuesta de Rajoy parecida a la que el socialista propone ahora

MadridActualizado:

La propuesta de Pedro Sánchez de que gobierne la lista más votada no es nueva. En 2015, tras las elecciones autonómicas y municipales —y unos meses antes de las generales—, Mariano Rajoy, por entonces presidente del Gobierno, propuso una reforma de la ley electoral para que gobernase la lista más votada. Esta reforma se planteó inicialmente para los ayuntamientos y las autonomías, pero el plan era extenderla también al ámbito nacional.

En aquel momento, el hoy jefe del Ejecutivo en funciones, que ahora defiende reformar la Constitución para facilitar que la lista más votada pueda gobernar, ante la falta de avances en su investidura, afirmó en 2015: «La lista más votada no es sinónimo de mayoría». El líder del PSOE criticaba la «soberbia» del PP, «incapaz» de llegar a los acuerdos que necesitaba. Sánchez justificaba entonces su negativa a pactar con el PP, a quien acusaba de «quitar a los ciudadanos el derecho a la alternancia».

No solo Pedro Sánchez criticó la propuesta de Rajoy, también Adriana Lastra, actual portavoz de los socialistas en el Congreso, dijo en aquel momento que la ley electoral «favorece el diálogo y el entendimiento» y que no se podía «aislar a los políticos de lo que pide la sociedad», de manera que los partidos sean «capaces de llegar a acuerdos y de pactar».

El presidente del Gobierno en funciones ha propuesto este jueves, en una entrevista en RTVE, reformar el artículo 99 de la Constitución porque «no funciona». Quedan doce días para su investidura y sigue sin contar con los apoyos necesarios para ser elegido presidente. El objetivo de esta reforma, según Sánchez, es garantizar la gobernabilidad y evitar bloqueos e impedir «coaliciones negativas que puedan abocar a la repetición sistemática electoral».

El artículo 99 de la Constitución Española regula el procedimiento y los plazos por los que se rige el nombramiento de un presidente del Gobierno, desde la propuesta del candidato por parte del Rey, a la repetición automática de elecciones, pasando por las sesiones de investidura.

La reforma de este artículo debe seguir un procedimiento de reforma constitucional muy restrictivo que requiere la aprobación por una mayoría de tres quintas partes tanto del Congreso—210 diputados— como del Senado—160 senadores—.

Si Sánchez quiere llevar esta propuesta a buen puerto será necesario que llegue a acuerdo con al menos dos de las principales fuerzas políticas del país, ya que, con 123 diputados necesita 87 más para llegar al mínimo que marca la ley.