Un crucero con 700 personas pide asistencia al Sureste de Menorca al quedarse parado por el viento

Agencias/Palma de Mallorca
Actualizado:

Un crucero llamado Voyager, con más de 700 personas a bordo entre pasajeros y tripulación (muchas de ellas de nacionalidad española) y con bandera de las Bahamas, ha solicitado asistencia al quedarse parado y averiado en medio del Mediterráneo, entre Cerdeña y Menorca, a 65 millas del Sureste de la isla por el fuerte temporal que azota la zona.

La situación del barco es "complicada" por el fuerte viento que azota la zona, pero no se encuentra a la deriva y está "bajo control", y a la búsqueda de un puerto donde atracar, tras haber descartado el puerto de Mahón (Menorca), cerrado por las malas condiciones meteorológicas. Alguno de los pasajeros ha sufrido daños leves. El crucero, que cubría el recorrido entre Túnez y Barcelona, solicitó asistencia tras quedarse parado entre Cerdeña y Menorca después de registrar un fuerte golpe de mar, que produjo una avería en los equipos de comunicación y automatismos del barco. Así, no tenía ninguna máquina encendida, a pesar de que a media mañana lograron arrancar uno de los motores.

El crucero está a la espera de ser atendido por las Autoridades Marítimas francesas, ya que la zona en la que se encuentra está asignada a Francia, que coordina las operaciones desde su centro de salvamento marítimo Lagarde. Hasta la zona han acudido efectivos españoles fruto del convenio existente entre ambos países.

Así, han salido dos remolcadores de Salvamento Marítimo desde Palma (Remolcanosa 801) y Valencia (Antártico), que se dirigen a la zona, pero que no llegarán hasta mañana. Así, el que ha salido de Valencia llegará a la zona a las 08. 30 horas de mañana y el de Palma lo hará a las 15. 00 horas.

Asimismo, se encuentra en el aeropuerto de Menorca un helicóptero de Salvamento Marítimo por si fuera necesario su intervención, y está sobrevolando la zona un helicóptero del servicio de rescate del Ejército del Aire.

El barco cuenta con 480 pasajeros, en su mayoría españoles y 296 miembros de la tripulación pertenecientes a varias nacionalidades. El crucero procedía de Túnez y su destino era Barcelona, cuya llegada al puerto estaba prevista para las 14: 00 horas.

A las 08: 15 horas de hoy se recibió un aviso de alerta debido a que una ola rompió una de las ventanas del puente de mando entrando agua. Esto provocó un corte eléctrico y causó el fallo en las comunicaciones y en la propulsión. En el momento del suceso, se encontraba a 50 millas de Palma.

Las autoridades de salvamento francesas han enviado dos aviones de vigilancia a la zona, uno de la Marina y otro del servicio de aduanas. Un barco inglés, según la radio gala, que se encontraba en las inmediaciones, ha sido obligado a acercarse al buque con problemas para prestarle auxilio e intentar remolcarlo.

Al barco le habría fallado uno de los motores, pero al mantener un mínimo de su fuerza de propulsión, según la prefectura, la tripulación ha conseguido mantenerlo en rumbo a Cerdeña y no está a la deriva.