Pedro Sánchez y Pablo Iglesias - IGNACIOGIL

Cruce de reproches tras la reunión: el PSOE acusa a Iglesias de pensar en los sillones y Podemos carga contra Sánchez «por no querer negociar»

A menos de quince días de la investidura, PSOE y Podemos alejan cada vez más sus posiciones

Actualizado:

El tiempo se agota y un posible pacto para cerrar la investidura parece, a medida que pasan las semanas, más improbable. O eso es lo que parece después de que la última reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la quinta desde que comenzaron las negociaciones, haya vuelto a terminar en un callejón sin salida.

El líder de Podemos ya deslizó ayer en un acto que desde el PSOE debían ser más generosos. Una postura que volvió a defender anoche, en una entrevista en Telecinco, donde señaló que «los españoles no han votado un Gobierno monocolor». Con esa idea ha acudido este martes al Congreso, la misma que separa más que nunca a ambos políticos.

La reunión entre Sánchez e Iglesias se ha saldado con un duro cruce de reproches entre ambas formaciones. Si tras las elecciones Pedro Sánchez señaló a Unidas Podemos como su «socio prioritario», hoy los socialistas acusan de deslealtad a Iglesias y de no querer negociar. También de preocuparse más por los sillones que por los españoles.

«La reunión de hoy ha sido infructuosa, parece que a Pablo Iglesias le preocupan más los nombres del Consejo de Ministros que las políticas a desarrollar», ha dicho Adriana Lastra ante los medios en el Congreso después de la reunión. Una acusación que ha ido más allá y es que la vicesecretaria general y portavoz del PSOE en el Congreso ha aseverado que el líder de la formación morada «se niega a constituir los equipos de negociación». En otras palabras, Lastra ha acusado a Iglesias de anteponer los nombres para formar Gobierno frente al contenido político y la agenda del mismo.

Desde las filas de Unidas Podemos, sin embargo, insisten en que la posición del PSOE no es otra que abocar a España a unas nuevas elecciones si la investidura no sale adelante en julio. «Constatamos que Pedro Sánchez no quiere negociar sino que intenta imponer unilateralmente un gobierno de partido único», alegan fuentes del partido.

Con la misma idea que ya ha expresado Pablo Iglesias, desde Podemos acusan al PSOE de insentatez por querer actuar como si tuviera mayoría absoluta. También por lo que ellos entienden como «buscar por igual apoyo en la izquierda y en la derecha. La gente merece certezas y garantías». «No es serio ir a una investidura sin haber logrado apoyos y amenazar con una repetición electoral», critican desde Podemos.

A la salida de la reunión, Pablo Iglesias ha señalado que espera convencer al PSOE de que «se mueva» de su posición. «Nosotros no hemos parado de flexibilizar nuestra posición», ha reprochado.