El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas
El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas - Jaime García

El cruce de reproches entre PP, Cs y Vox dificulta un futuro acuerdo de investidura en Murcia

Egea acusa a Vox de romper el acuerdo tras apalabrar «in extremis» su apoyo a López Miras a última hora

MadridActualizado:

Vox tumbó el jueves la investidura en Murcia del popular Fernando López Miras y bloqueó un gobierno de PP y Ciudadanos que pretendía reeditar la vía andaluza. A contrarreloj, antes de la votación, las negociaciones se trasladaron a las esferas más altas de los partidos, que no pudieron frenar el rotundo «no» de Vox. El cruce de reproches y la búsqueda de culpables impera ahora en el ambiente de cara a un segundo intento para lograr un acuerdo de Gobierno en la Región de Murcia.

Los relatos no encajan. Desde el Partido Popular y Ciudadanos coinciden en no saber el motivo final por el que Vox tumbó la investidura habiendo sido aceptadas a última hora sus medidas. El portavoz murciano de Vox, Luis Gestoso, había roto la mesa de negociación por orden de la cúpula cuando se enteraron de que el secretario general de Cs, Juan Manuel Villegas, y el diputado nacional Juan Carlos Girauta expresaron que no habría negociación a tres bandas. No obstante, desde Vox, tanto en Madrid como en Murcia, aseguran que sí se estaba estudiando un documento programático a tres, pero que sus portavoces se levantaron por orden de la Ejecutiva tras el desdén de Cs.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, que se había trasladado a Murcia para asesorar en la negociación, desveló ayer que tras romperse la mesa, y antes de votar, habían llegado a un acuerdo «in extremis» con la dirección de Voxpara permitir la investidura. Según Efe, el popular aseguró que acordaron con ellos un texto de 10 puntos básicos del acuerdo. Vox niega haberlo firmado y los diputados aseguran no haber visto dicho folio.

Pero desde el PP insistían ayer en que desde la dirección nacional de Vox se dio el visto bueno a la investidura de López Miras. En Vox niegan de pleno esta versión y aseguran que quedaron en seguir negociando para otro intento antes de septiembre, pero no para la votación que justo iba a producirse.

La cita Villegas-Espinosa

En paralelo, en Madrid, se produjo otro encuentro relevante a pocas horas de la sesión de investidura. Fuentes de Vox explicaron ayer que su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, se reunió con Villegas en el Congreso para intentar desbloquear la situación. Espinosa de los Monteros intentó convencer a Cs para firmar el acuerdo programático, pero el dirigente de Cs se negó de nuevo. «No se va a llegar a gobiernos de coalición tripartitos con Vox», había dicho Villegas en la Cámara Baja poco antes de la cita.

Fuentes conocedoras de la negociación señalan a ABC grietas internas en Vox y apuntan a que en Madrid «no hay una sola voz». Sugieren incluso una discrepancia de intereses entre Espinosa de los Monteros y Abascal sobre qué postura tomar en Murcia. Ante los rumores, el presidente de Vox salió ayer a desmentirlo en Twitter: «Tengo que felicitar a Iván Espinosa porque han mantenido la decencia y la dignidad en una mesa donde había más de un tahúr. Basta de mentiras y burdos intentos de división. Somos un equipo», subrayó.

Por su parte, durante una entrevista en Antena 3, Espinosa de los Monteros negó haber puenteado a la cúpula: «Las decisiones de Vox las toma el Comité Ejecutivo liderado por Abascal, que es el que decide en cada momento», se defendió el portavoz.

Posición de fuerza en Madrid

Desde Vox reiteran que Abascal no confirmó su apoyo al PP y explican que la última propuesta de los populares fue rechazada por la Ejecutiva. «Gestoso y los diputados de Vox tienen todo el apoyo de la dirección», explican a este diario. Lo único en lo que coinciden todas las partes es en el interés de Vox por mantener una posición de fuerza de cara a la investidura de la Comunidad de Madrid la semana que viene. Con el golpe en la mesa de Vox, el partido eleva la presión y Rocío Monasterio gana poder para negociar su entrada. A todas luces lo que pasó en Murcia tendrá repercusiones directas en la investidura de la Asamblea de Madrid.

Fuentes de Vox en Murcia aseguran que se reunirán otra vez con ambos grupos para revertir el bloqueo y demandan la firma de Cs. Los liberales, sin embargo, aseguran que no van a moverse de su posición: «no habrá acuerdos a tres». En el PP, que actúan como mediadores, explican que trabajarán a partir de los acuerdos que tienen con Vox y con Cs. Son positivos y no creen que se produzca una repetición electoral. Tienen dos meses para desbloquear el acuerdo de Gobierno.