Crímenes sangrientos y vandalismo azotan a la Comunidad Valenciana

Los niveles de violencia han aumentado en la Comunidad Valenciana. Aunque durante 2001 descendieron los asesinatos, aumentaron los intentos de homicidio, las denuncias por violencia familiar y un 32 por ciento la instrucción de diligencias. En lo que va de año han ardido casi 115 coches en la calle y el último crimen se cometía la madrugada del viernes tras una pelea en la vía pública.

GEMA ALONSO
Actualizado:

VALENCIA. El pasado año fue especialmente sangriento en cuanto a crímenes se refiere. Tres brutales parricidios conmocionaron a los valencianos en poco tiempo. En noviembre, un hombre mató a puñaladas a su mujer y sus tres hijos, de entre 5 y 12 años, en Tuéjar. Tres meses después y en un sólo día, un joven decapitaba a su madre en Gandía y un padre separado asesinaba, también a cuchilladas, a sus hijos de 9 y 6 años, suicidándose después en Benidorm.

Estos son algunos ejemplos del incremento de la violencia en la Comunidad Valenciana, donde se ha experimentado un aumento de la delincuencia cifrado en torno al 25 por ciento por la Policía Nacional y que se ha traducido en que la instrucción de diligencias se incrementara un 32 por ciento con respecto al año 2000, así como un 20 por ciento las denuncias tramitadas por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia. Las relativas a violencia doméstica lo hicieron en un 42,6 por ciento.

El último homicidio se cometió la madrugada del pasado viernes, cuando un hombre de 40 años mataba a golpes a su compañero de piso estrellando su cabeza contra un macetero en Valencia tras una pelea. Hace sólo dos meses que un sujeto asesinaba a un hombre y a su hijo por un asunto de drogas, una semana antes de que detuvieran al cuñado de una mujer acusado de su muerte y del incendio de la casa, tras rociar el cadáver con gasolina y prenderle fuego a pesar de que la hija de la víctima, de 8 meses, estaba en la vivienda.

Mención aparte merece la situación que sufren vecinos de la costa alicantina, hartos de tiroteos y ajustes de cuentas entre bandas de delincuencia organizada, sin contar con las numerosas actuaciones contra la trata de blancas que, el pasado viernes, se saldó con 60 detenciones, 57 de ellas extranjeras obligadas a prostituirse en clubes. En Torrevieja, se cometieron 22 asesinatos en 2001.

La proliferación de atracos a joyerías acobarda a los empresarios del sector, entre ellos la fallera mayor de Valencia, que ha decidido cerrar su negocio por los reiterados asaltos.

115 coches calcinados

Pero si algo provoca la preocupación de ciudadanos, gobernantes y Policía es la oleada de vandalismo que azota las calles, un fenómeno que no cesa, pues en lo que va de año son ya casi 115 los vehículos calcinados. La Policía detuvo el pasado miércoles a dos jóvenes acusados de incendiar 25 coches. El juez los dejó en libertad.