Pablo Crespo, en prisión por la presunta financiación ilegal del PP, ayer en el Congreso - EFE

Crespo: «La causa de Gürtel fue una operación política del PSOE contra el PP»

El exsecretario de Organización del PP gallego ratifica haber dado sobresueldos

MadridActualizado:

Un peón o el cabeza de turco de una hercúlea maniobra de desgaste al Partido Popular. En otras palabras, la víctima de una operación política del PSOE contra el PP. Así se dibujó ayer Pablo Crespo en la comisión del Congreso que investiga la caja B del partido. Volvió a aceptar que existía una financiación ilegal «instalada institucionalmente» en la formación gallega.

El número dos de la Gürtel y exsecretario de Organización del PP gallego -hoy preso por la causa- ratificó que durante su época de responsabilidad (de 1996 a 1999) repartió sobresueldos, y que el 35% de las campañas estaban financiadas con dinero negro procedente de empresas privadas.

«Sí, yo repartí sobresueldos en el PP gallego», asintió Crespo. Esas bonificaciones estaban destinadas a personalidades de la Xunta que -relató- «por su actividad política estaban perdiendo dinero y así se les complementaba el sueldo» y también a periodistas. Pese a la insistencia de los portavoces de los grupos parlamentarios, Crespo no quiso revelar los nombres de los beneficiarios «por respeto» ya que algunos «han fallecido y otros ya no dedican su vida a la política».

Crespo, expresidente de Special Events, empezó a trabajar en 2002 para las empresas de Francisco Correa, líder de la red de financiación ilegal del PP. Ambas fueron condenados en mayo a 37 años y medio de prisión por la Audiencia Nacional, por delitos de prevaricación, fraude a las Administraciones Públicas, cohecho activo, blanqueo de capitales y tráfico de influencias.

«Una operación política»

Crespo utilizó su comparecencia para denunciar que la trama Gürtel fue articulada por el PSOE para denostar a su partido. «La causa la organizaron el señor Rubalcaba y sus amiguetes de la policía, esos a los que que ahora se llama las cloacas del Estado», señaló Crespo en referencia al exjuez Baltasar Garzón, la ministra de Justicia Dolores Delgado -de los que recordó su relación con el excomisario Villarejo-, el policía Juan Antonio González, el exministro Mariano Fernández Bermejo y el ex jefe de Seguridad del PSOE, Antonio Camacho. Según señaló, el exministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y su círculo «fueron los que organizaron las grabaciones a Correa y montaron una operación política del PSOE contra el PP».

El compareciente relató la entrega de 21 millones de pesetas al extesorero del PP nacional Álvaro Lapuerta para saldar una deuda del partido gallego con Génova. Estos fondos, según indicó Crespo, procedía de donaciones ilegales que el expresidente de la Xunta de Galicia Manuel Fraga y el exsecretario general del PP gallego Xosé Cuiña conocían, y que le habían «ordenado» proporcionar. «Yo solo ejecutaba», dijo.

Un sistema análogo

En este contexto, el expolítico expresó que el sistema de financiación paralelo utilizado en Galicia por la formación era similar al del PP nacional.

«Todos los secretarios generales del PP conocían la actividad del señor Bárcenas, entre sus funciones está controlar las arcas de la tesorería», aseveró. «Sin ánimo de ser especulativo puedo decir por mi experiencia en el PP gallego que hay un nivel en la dirección en que se sabe cómo funcionan las cosas», añadió. Preguntado por si Mariano Rajoy era consciente de la caja B, Crespo se negó a responder.