Grupos de rescate ayudan a desalojar a los habitantes del casco viejo de Tudela

La crecida del Ebro obliga a evacuar varias localidades de Aragón

ZARAGOZA. AGENCIAS
Actualizado:

Varias localidades de Aragón se mantienen en estado de alerta antelas crecidas del río Ebro. Los diques de la población de Pradilla, cuyos vecinos habían sido desalojados, no han podido resistir la gran crecida del Ebro y su casco urbano se ha inundado, mientras que la situación sigue siendo crítica en otros pueblos de la ribera, que hoy visitó el Ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, y Zaragoza está en alerta ante la llegada de la punta de la avenida. 

Los pueblos de Alcalá, Boquiñeni y Cabañas, que se encuentran muycerca del cauce del río, son los que se enfrentan a mayores riesgos,aunque las reparaciones de diques y el levantamiento de muros decontención durante los dos últimos días, por los vecinos y las brigadas de personal movilizado, aguantan la crecida.  

Sin embargo, Pradilla, que dista unos 40 kilómetros de la capital aragonesa, ya tuvo que reparar esta mañana una mota de contención,por lo que su alcalde ordenó el desalojo obligatorio de las casas y el traslado de los vecinos a la cercana población de Tauste. A última hora de la tarde, lo hacían los últimos vecinos y los equipos de socorro y de obras públicas. 

También en Boquiñeni se vivieron momentos de alarma al romperseuna acequia de riego, que se logró reforzar con un muro delantero,según comentó a Efe su alcalde, Félix Coscolla, quien consideró queesta tarde el caudal del río "se ha estabilizado". La situación se afronta ahora con cierto "optimismo", después de que se estuviera a punto de evacuar el pueblo y estar trabajando "noche y día", dijo el responsable municipal, quien dijo que están a la espera de que se confirme la bajada del caudal. 

En esta población, el ministro Matas afirmó que las infraestructuras "han actuado" y han conseguido reducir de una forma "importante" el impacto que podría haber tenido la crecida del río, que calificó de "extraordinaria", a la vez que emplazó a seguir construyendo infraestructuras e invirtiendo para que estos sucesos no ocurran "de cara al futuro". 

Indicó que actualmente no existe otro riesgo más que la evolución de la punta de la crecida, que ronda los 3.000 metros cúbicos por segundo y llegará a Zaragoza capital a primeras horas de mañana, y que se está afrontando con las medidas preventivas ya adoptadas. El secretario de Estado de Aguas, Pascual Fernández, quien sobrevoló hoy en helicóptero la ribera del río, aseguró a la prensa que la crecida es "absolutamente de carácter extraordinario", ya que inunda zonas donde "previsiblemente no debería haber llegado" debido a las nuevas infraestructuras que han modificado su cauce. 

Fernández explicó que desde la creación de la ConfederaciónHidrográfica del Ebro (CHE), hace 76 años, esta es la cuarta crecidaextraordinaria, pero  muy diferente a las anteriores "porque el aguase ha salido del dominio público hidráulico". En el resto de la cuenca, la situación también es "excepcional", pero "no estamos intranquilos", ya que a partir del embalse de Mequinenza y Ribarroja el cauce está regulado, añadió Fernández, quien destacó que en Tarragona no se prevé que se produzca ningún tipo de problemas en las próximas horas.

En la ciudad de Zaragoza, el río tendrá su máxima cota de crecidadurante la próxima madrugada, en la que según la ConfederaciónHidrográfica del Ebro (CHE) alcanzará un caudal de 3.000 metroscúbicos por segundo y una altura de 5,77 metros. El alcalde, José Atarés, reconoció que la crecida se vive "con preocupación" y que se han movilizado todos los dispositivos y están advertidos los garajes y aparcamientos que pueden sufrir algún tipo de inundación, por filtraciones, que hasta ahora se concretan en las áreas más próximas al cauce.    

Fuentes de los Bomberos señalaron a EFE que varios garajes de laszonas de Vadorrey y el Actur y las calles de las riberas del Ebro(Echegaray y Caballero y Paseo de la Ribera) se acumula ya agua,aunque en ningún caso se han registrado daños personales. Por otro lado, fuentes de la Policía Local han informado de que debido a las inundaciones generadas por la crecida, se ha tenido que cortar al tráfico por precaución un carril de la calzada en la calle Alfonso Zapater Cerdán, en la Ronda Hispanidad. 

Los equipos movilizados por las distintas administraciones concentran ahora parte de sus efectivos en las poblaciones, aguas abajo de Zaragoza, de El Burgo y Pina de Ebro, según informó el Gobierno de Aragón tras la reunión del Centro de Coordinación Operativa de Aragón (CECOP). 

Por otro lado, comienzan a pedirse ayudas para las zonas afectadas, y mientras el PP insta al Ejecutivo autonómico a adoptar una serie de medidas de apoyo económico para los ayuntamientos y particulares, el PSOE pedirá en el Congreso la declaración de zona catastrófica. La Asociación Regional de Agricultores y Ganaderos de Aragón (ARAGA) ha solicitado una reunión urgente de la Mesa de las Adversidades Climáticas para evaluar los daños provocados.