Arresto en Ceuta de un individuo por captación de menores para la yihad
Arresto en Ceuta de un individuo por captación de menores para la yihad - Efe

Crece en España el ritmo de captación de yihadistas para combatir con el Daesh

Desde enero se ha incorporado una veintena de combatientes desde nuestro país. Se calcula que ya son 160

PABLO MUÑOZ
MadridActualizado:

El goteo de incorporaciones de yihadistas reclutados en España para las filas del Daesh no solo no se detiene, sino que en los últimos meses se ha observado una intensificación de este fenómeno. Los datos así lo indican: en diciembre de 2013 se calculaba que eran 95 los terroristas procedentes de nuestro país, cifra que llegaba a 100 en 2014, según datos del Centro Internacional para el Estudio del Radicalismo, con sede en Londres. En noviembre de 2015, a tenor de los datos facilitados entonces por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, esa número llegaba a 139 y fuentes de los servicios de Información consultadas por ABC estiman que en este momento serían unos 160 los combatientes españoles en Siria. Es decir, en los últimos tres meses han aumentado en una veintena, lo que supone la salida de casi dos individuos por semana, algo especialmente preocupante.

Estas cifras, –siempre aproximadas, puesto que hay viajes que no se detectan–, incluyen nacionales con pasaporte español y extranjeros con tarjeta de residencia. Además hay una parte de ellos que ha muerto, bien en combate o en acciones suicidas, y unos 25 de los que hay constancia que han regresado a España. Entre estos últimos, 15 se encuentran en prisión.

Opacidad

Las muertes de los combatientes solo se conocen a través de las familias. Por ejemplo, no es infrecuente que en la barriada del Príncipe, en Ceuta, las familias de los yihadistas se enteren de ese hecho a través de comunicaciones que reciben amigos del terrorista, y las Fuerzas de Seguridad, a su vez, al ver que en la casa familiar comienzan a reunirse allegados para dar el pésame, momento en que lo sucedido llega a oídos de los investigadores.

La mayoría de los que viajan a Siria se unen a las filas del Daesh, aunque una minoría lo hace a las de Jabath al Nusra, la filial siria de Al Qaeda. Hay que tener en cuenta, además, que ambas tramas criminales mantienen una feroz disputa por monopolizar el terrorismo en la zona, lo que les ha llevado a competir entre sí por ser quien actúa con más violencia.

Aunque las cifras empiezan a ser significativas, lo cierto es que España apenas ocupa el octavo puesto de los países de la Unión Europea en cuanto al envío de combatientes a Siria. Francia, con más de 1.700, Reino Unido y Alemania con cerca de 800 y Bélgica, con medio millar, son las naciones que encabezan el escalafón –son datos referidos a 2015– y, sin embargo, la actividad policial de nuestro país con respecto a este fenómeno es similar a la que se registra en esos países.

Con sus familias

Los expertos en la lucha contra el terrorismo consultados por ABC llaman la atención sobre un punto: hasta ahora, las incorporaciones a estos grupos terroristas se hacían en solitario, pero ya se ha detectado que, muchas veces, los candidatos viajan con sus familias.

Si se toma como referencia el conjunto de la UE, se aprecia que el flujo de yihadistas con rumbo a Siria también ha aumentado de forma importante, tal como ha sucedido en España. Así, los 2.500 individuos que habían realizado ese viaje según el cómputo de junio de 2014 se habían duplicado un año después. Esta realidad se explica por el gran aprovechamiento que hacen los terroristas de las redes sociales, que se han convertido en la principal herramienta de reclutamiento en todo el mundo.

En el caso de España, son ya muchas las operaciones contra estas redes de captación, cada vez más especializadas y que lanzan mensajes distintos en función de quién sea el receptor. Así, por ejemplo, en los últimos tiempos se han detectado organización que lanzan mensajes específicos a las mujeres, y entre ellas a las más jóvenes que, fascinadas por esa propaganda, dan el paso y se unen a las filas del Daesh.

Agente encubierto virtual

La regulación en España, a través de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de la figura del agente encubierto virtual, que puede moverse por las redes sin ser descubierto, ha supuesto un gran salto cualitativo para que se pueda hacer un trabajo de prevención eficaz. De hecho, ya se han producido operaciones consecuencia de estas investigaciones.

En cuanto a los retornados, se calcula que en torno al 20 o 30 por ciento de los que viajan a Siria e Irak regresan a sus países. Reino Unido tiene que controlar a más de 350 individuos de este tipo, más de 250 Francia y unos 200 Alemania. Bélgica, que vive estos días conmocionada por la matanza de Bruselas del pasado martes, tenía, según las últimas cifras, 118 individuos retornados.

Los denominados combatientes extranjeros (foreign fighters) que se desplazan a lugares de conflicto como Siria o Irak permanecen un mínimo de «cinco o seis meses» en esas zonas antes de regresar a sus países de origen con capacidad de atentar. Ahora bien, como ya se ha señalado, apenas un cuarto de los terroristas extranjeros que se desplazan a esas zonas se quedan en ellas, entre otras cosas porque también es válida la muerte en la yihad para conseguir sus fines.