El coronel Sánchez Corbí, en una imagen de archivo
El coronel Sánchez Corbí, en una imagen de archivo - EFE

Corbí, exjefe de la UCO, tiene nuevo destino seis meses después

Cesado por Marlaska, el coronel que mandará el Servicio de Protección y Seguridad, recurrió su cese ante la Audiencia Nacional

MadridActualizado:

El exjefe de la Unidad Central Operativa (UCO)Manuel Sánchez Corbí tiene un nuevo destino casi seis meses después de que lo cesara el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska por «pérdida de confianza». El coronel ha sido nombrado responsable del Seprose, el Servicio de Protección y Seguridad de la Guardia Civil, por el director general del Cuerpo, Félix Azón.

El futuro profesional de Corbí, no obstante, está en manos de la Audiencia Nacional a la que recurrió el coronel el pasado diciembre pidiendo además que se suspendiera la ejecución de su cese y su reincorporación al frente de la UCO mientras llegaba la decisión judicial.

El mando, uno de los más laureados del Cuerpo por su lucha contra ETA durante varias décadas, fue cesado después de que el pasado julio enviara un correo electrónico a los jefes de las unidades de la UCO en el que les informaba de que se había acabado la partida para fondos reservados dedicada a apoyar las investigaciones en marcha y, por tanto, se suspendían de forma temporal esas operaciones.

Tras tener conocimiento de ese correo y confirmárselo el propio Corbí, Marlaska decidió su cese fulminante. La decisión provocó un enorme malestar no solo entre sus hombres, sino en otras unidades del Cuerpo –había pasado solo unos meses desde que la UCO resolviera el asesinato de Diana Quer y del pequeño Gabriel–. Corbí recurrió en primer lugar ante el Ministerio del Interior, pero su petición fue desestimada. Después acudió a la Audiencia Nacional, que aún tiene que pronunciarse.

Según fuentes del entorno del coronel, lo habitual es que un destino de este tipo cuente con el acuerdo del designado (aunque no es obligatorio), una circunstancia que no se ha producido en este caso. «Les ha entrado la prisa al cabo de seis meses», indican estas fuentes.