Los cooperantes españoles cumplen tres meses secuestrados por Al Qaida

LUIS DE VEGA | BAMAKO
Actualizado:

Optimismo y prudencia. Ni Bamako ni Madrid se cansan de repetir estas mismas palabras tres meses después de que los cooperantes catalanes Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, miembros de la ONG Acción Solidaria, fueran secuestrados en Mauritania. Ocurrió el 29 de noviembre pasado, y desde entonces sus familias son informadas de forma regular en Barcelona por distintas instancias del Gobierno de la Nación sobre las acciones que se están llevando a cabo para liberarlos.

Las negociaciones avanzan, según ha sabido ABC de fuentes de los dos países, pero no hay que aventurar plazos y menos cuando hay otros rehenes europeos en la misma zona sobre los que pende un ultimátum de los terroristas. Efectivamente, Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) fijó para hoy 1 de marzo la fecha tope para que fueran aceptadas sus condiciones para liberar al italiano Sergio Cicala, secuestrado también en Mauritania veinte días después que los españoles junto a su mujer, italiana originaria de Burkina Faso.

Los yihadistas hicieron público ayer en internet un comunicado de algo más de un minuto con la voz del rehén italiano, de 65 años, en el que éste pide a Silvio Berlusconi que se pliegue a las exigencias de sus secuestradores. «Mi libertad y la de mi mujer dependen de las concesiones que el Gobierno (italiano) está dispuesto a hacer», dice Cicala en italiano. «Espero que el Gobierno se interese por nosotros y por nuestras vidas lo antes posible», añade Cicala a Silvio Berlusconi.

Presos mauritanos

Lo que pide sin embargo AQMI es la liberación de varios de sus hombres encarcelados en la prisión central de Nuakchot, donde desde el pasado enero el Gobierno del general Mohamed Uld Abdel Aziz ha abierto un diálogo con los presos yihadistas para tratar de que se arrepientan.

Italia no cuenta con Embajada en Malí, pero los Gobiernos de ambos países apuraban al cierre de esta edición los contactos para tratar de evitar que los secuestradores pusieran fin a la vida del italiano. La célula terrorista que mantiene a la pareja italiana no es la misma que la que retiene a los españoles.

Los terroristas, además, no han puesto ningún tipo de plazo al secuestro de los tres cooperantes españoles ni han exigido a cambio de poner fin a su cautiverio el intercambio por reclusos afines a la banda. Las negociaciones giran, al menos hasta ahora, en torno al pago de una cantidad de cinco millones de dólares para su liberación.

El francés Pierre Camatte fue liberado a principios de esta semana después de que Bamako aceptara canjearlo por cuatro terroristas encarcelados en una prisión cercana a la capital. El presidente malí, que se negó a este intercambio en un principio, acabó aceptando tras las presiones de París. Consciente de la polémica Amadou Toumani Touré evitó fotografiarse con Camatte, como sí ha hecho con otros ciudadanos occidentales liberados en el norte de Malí.

Crisis en la región

Nuakchot no se ha pronunciado públicamente sobre la posibilidad de liberar a alguno de sus presos para salvar la vida de Cicala. Es más, enfadado por la liberación de los cuatro yihadistas, el presidente Abdel Aziz retiró hace una semana a su embajador de Bamako. Un día después Argel hizo lo mismo con los mismos argumentos, lo que confirmó la crisis diplomática regional que tiene como telón de fondo la liberación de rehenes europeos.