La ministra Montero saluda a la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso
La ministra Montero saluda a la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso - EFE

La convocatoria de elecciones dejará en pie las principales reformas de Rajoy

Cerca de 300 leyes quedarán en el limbo cuando se disuelvan las Cortes

Fecha elecciones generales el 28 de Abril

MadridActualizado:

El final abrupto de la Legislatura traerá consigo una importante derivada en el Congreso ya que los grupos parlamentarios no podrán concluir la tramitación de las más de 300 leyes –31 proyectos del Gobierno y 270 proposiciones– que se encuentran en este momento en algún punto de los trabajos. Con la disolución de las Cortes todos estos textos decaerán y si algún grupo quiere volver a impulsar alguno de ellos en la siguiente legislatura, tendrá que iniciar la tramitación desde el principio. Quedará así intacto el grueso de las reformas aprobadas por Mariano Rajoy durante la Legislatura de la mayoría absoluta, muchas de ellas muy contestadas en la calle y utilizadas como bandera electoral por el PSOE y Podemos. El bloque de la izquierda lanzó iniciativas para su demolición o reforma, pero las armas parlamentarias utilizadas por el PP para retrasar su derogación y la falta de acuerdo en la izquierda sobre el texto concreto que debería sustituirlas ha mantenido embarrancadas a la mayoría de ellas.

Es el caso de la Ley de Seguridad Ciudadana o de la reforma laboral, en las que el Gobierno socialista y sus socios buscaban un acuerdo de mínimos que ni siquiera llegará a aprobarse. Pero también seguirán en pie la Ley para la Mejora de la Ley Educativa (LOMCE), la prisión permanente revisable, la reforma de la justicia universal o el refuerzo de poderes del Tribunal Constitucional para suspender a los políticos que incumplan sus resoluciones. No seguirán adelante reformas que desde hace varios años se consideran necesarias como el endurecimiento de la concesión del indulto o el levantamiento automático del secreto oficial según determinados plazos temporales. Incluso la eliminación del voto rogado, un compromiso alcanzado el pasado verano entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, quedará muy probablemente frustrado si los comicios se convocan para el mes de abril. La XII Legislatura llega a su fin con tan solo 27 leyes aprobadas en tres años. De ellas, 16 como proyectos del Gobierno y otras 11 como proposiciones impulsadas por la oposición. Durante la primera Legislatura de Mariano Rajoy, el Congreso aprobó 244. Una cifra más parecida a las 197 leyes aprobadas en la última Legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero o a las 219 leyes que vieron la luz durante los primero cuatro años de Gobierno de este expresidente socialista. Durante la gestión de José María Aznar, la Cámara Baja alumbró 220 leyes durante su primera Legislatura y 192 durante la segunda.

La XII legislatura acaba de manera fallida, con solo 27 leyes aprobadas en tres años

Comisión del PP

La disolución de las Cortes paralizará también el trabajo de las comisiones. El órgano que investiga la presunta financiación irregular del PP corre el riesgo de no llegar a aprobar sus conclusiones. Ayer mismo PSOE y PP pactaron que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy no comparezca ante este órgano. Pero, aun así, si las elecciones se celebran el próximo mes de abril los grupos irán muy justos de tiempo para finalizar el dictamen que no tenían previsto entregar a mediados de marzo. No en vano, con una convocatoria electoral el próximo 28 de abril solo quedarían por delante dos semanas de trabajo parlamentario ya que la primera semana de marzo es inhábil para el Congreso y las Cortes se disolverán al día siguiente de la convocatoria. Esto es, a primeros de marzo. Aunque los socialistas y sus socios intenten apretar el acelerador durante las próximas dos semanas, su margen de acción quedará limitado básicamente a las leyes que se encuentran ya en el Senado.