Simulacro de evacuación en el Congreso
Simulacro de evacuación en el Congreso - EFE

El Congreso realiza un simulacro de evacuación con el Pleno a mitad de capacidad

Sus señorías abandonan sus escaños mientras la Policía Nacional corta el tráfico en la Carrera de San Jerónimo

MadridActualizado:

El aumento de las amenazas de muerte tanto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, inquietan a la clase política coincidan o no con la ideología de éstos. Con este trasfondo, el Congreso de los Diputados ha querido prepararse para cualquier eventualidad y ha organizado a las 10:45 de esta mañana un simulacro de evacuación en mitad de la sesión de control, aunque la capacidad del hemiciclo estaba, como suele ser habitual a esta hora, a la mitad de diputados, con lo que el ejercicio no permite hacerse una idea de cuáles serían los fallos que podrían producirse en una evacuación real con el hemiciclo al completo.

Sus señorías han abandonado sus escaños entre sirenas y avisos por megafonía. «Atención, atención. Por motivos de seguridad abandonen de inmediato el edificio», avisaba la Policía Nacional, encargada de la seguridad del Congreso, a través de los altavoces.

Para facilitar la salida se abrieron de par en par las verjas de la entrada principal, incluyendo la entrada para los automóviles, las puertas de las calles Cedaceros, Zorrilla, Fernanflor e incluso la Puerta de los Leones, que únicamente se abre para la Jornada de las Puertas Abiertas, la Apertura Solemne de la Legislatura u ocasiones de especial solemnidad.

La ampliación I también tiene que participar en la evacuación y en el interior de este edificio algunos periodistas se encuentran con que unas puertas internas que sirven de atajo para llegar al Patio de Floridablanca están cerradas. «Si hubiera un incendio de verdad, ya nos habríamos quemado», bromean algunos.

El simulacro sale según lo previsto. Los diputados presentes en el Salón de Plenos abandonaron el Palacio de manera ordenada y salieron a la calle Carrera de San Jerónimo donde la Policía corta el tráfico para facilitar el desalojo. Un movimiento que, en una emergencia real, quizás no daría tiempo a llevar a cabo. Algún diputado, como el exportavoz popular Rafael Hernando aprovecha la salida del hemiciclo para irse a trabajar a su despacho mientras la presidenta del Congreso, Ana Pastor, justifica la acción de seguridad. «No había hecho ninguna y no sabíamos por dónde teníamos que salir». A las once de la mañana, tras quince minutos de ensayo, sus señorías son llamadas a volver a sus escaños. Ha acabado un simulacro.

Este es el tercer simulacro que realiza la Cámara Baja en su historia. El personal de seguridad llevaba meses recomendando la realización de un ensayo de seguridad y, según la Policía Municipal, la prueba ha permitido desalojar a 1.800 personas en siete minutos con cero incidencias. El equipo de evacuación estaba integrado por 72 personas pertenecientes al personal de la Cámara que habían sido previamente formadas.