Imagen de archivo de la Guardia Civil en un colegio de Sant Julià de Ramis (Gerona)
Imagen de archivo de la Guardia Civil en un colegio de Sant Julià de Ramis (Gerona) - EFE

A prisión un joven por amenazar de muerte a tres guardias civiles que participaron en el operativo del 1-O

El condenado reconoció a los agentes en Lérida el día siguiente de la celebración del referéndum ilegal y les fotografió. Seguidamente, les amenazó y publicó en una red social su imagen y animó a sus seguidores a ir al lugar donde pernoctaban

Actualizado:

El Juzgado Penal 2 de Lleida ha condenado a un joven a ocho meses de cárcel por amenazar a tres guardias civiles el 2 de octubre de 2017 y decirles «os vamos a matar» tras reconocerles porque el día anterior habían formado parte de un dispositivo policial contra el referéndum del 1-O en su municipio.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que el acusado les reconoció en las inmediaciones de la Seu Vella, les siguió y les tomó unas fotos y, «con ánimo de amedrentar, les dijo 'sois unos hijos de puta, os vais a cagar, os vamos a matar'» y que los agentes en todo momento intentaron evitar un enfrentamiento.

Poco después, volvió a encontrarse con ellos a altura del Parador Nacional y les dijo -según la sentencia-: «Asesinos, habría que mataros a todos», y luego difundió a través de su perfil de Facebook las fotos y animó a sus seguidores a ir al lugar donde pernoctaban.

En concreto publicó: «Encontrarme dos personajes (GC) que ayer repartieron en mi pueblo, haciendo turismo por Lleida. A estos animales no los quiero en mi país, están alojados en el Parador Nacional. Si tenéis algo que decir, id allí a desearles una estancia inolvidable».

La sentencia, que condena por un delito de amenazas, considera probado que las fotos las compartió con sus amigos y luego fueron borradas por el propio acusado.

El Ministerio Fiscal le atribuía un delito de incitación al odio por motivos ideológicos, solicitando penas de entre un año y tres meses de prisión y una multa de más de 3.000 euros o, alternativamente, un delito de amenazas por el que pedía entre un año y tres meses de cárcel y una multa de más de 7.000.