Condenados a 1.040 años de cárcel los tres etarras de la T-4

Mattin Sarasola, Igor Portu y Mikel San Sebastián han sido condenados como autores del atentado en diciembre de 2006, en el que mataron a dos ciudadanos ecuatorianos

E. M. / I. M. PRADA | MADRID
Actualizado:

La Audiencia Nacional ha condenado a 1.040 años a los etarras Igor Portu, Mattin Sarasola y Mikel San Sebastián como autores materiales del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre 2006, en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos, otras 52 personas resultaron heridas y con el que la banda terrorista ETA rompió su última tregua con el Gobierno.

Así lo ha acordado la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de este tribunal en una sentencia notificada hoy en la que además impone a los tres terroristas -para los que la Fiscalía pedía 1.120 años de cárcel, una pena que elevó durante el juicio- a indemnizar con 500.000 euros a la familia de Carlos Alonso Palate y con 700.000 a la de Diego Armando Estacio, los dos ecuatorianos que perdieron la vida en el párking de la T-4 que volaron los etarras.

El tribunal ha condenado a Portu, Sarasola y San Sebastián como autores de dos delitos de asesinato terrorista, un delito de estragos, 48 de asesinato terrorista en grado de tentativa -y no 52, por el número de heridos, como reclamaba el fiscal Daniel Campos.

«No hay ninguna duda»

En su informe de conclusiones finales, el representante del Ministerio Público pidió al tribunal, presidido por el magistrado Alfonso Guevara, que dictara una sentencia condenatoria contra los supuestos responsables de colocar la bomba que "sesgó la vida" de dos personas e "hizo saltar por los aires la esperanza de tantos ciudadanos que veían que la violencia de ETA podía llegar a su fin". Campos defendió que no hay "ninguna duda" de que Sarasola, Portu y San Sebastián son "los autores de tan execrable crimen", porque hay "una abundante, contundente, independiente prueba" de su participación". Durante el juicio, celebrado la primera semana de mayo, se escuchó también una intervención telefónica que demostró, a juicio de los peritos, que Portu fue la persona -al 98% de posibilidades- que telefoneó y avisó de la colocación de la bomba obra de la organización terrorista ETA. Preguntadas las familias de los ecuatorianos asesinados, se han mostrado "contentas" por la condena. El padre de Diego Armando Estacio, Winston Estacio, se ha mostrado satisfecho aunque también consciente de que no cumplirán la condena íntegra, y que “tarde o temprano quedarán en libertad”, añadió: “Si salen, van a volver a hacer lo mismo”.

Elvira Alonso Palate, hermana de Carlos, la otra víctima de la T-4, también se mostró satisfecha con la condena: “Por mí que nunca salieran”, dijo desde Ecuador.