El acusado Karim el Idrissi Soussi esta mañana en la Audiencia Nacional
El acusado Karim el Idrissi Soussi esta mañana en la Audiencia Nacional - EFE

Compañeros de instituto del acusado por yihadismo manifestaron su preocupación al director y a la Policía

Karim el Idrissi Soussi ha negado todas las acusaciones y ha manifestado que «viajó a Turquía por turismo»

Actualizado:

El joven acusado de integración en organización terrorista y amenazas ha negado ante el juez «haber tenido la intención de matar a nadie ni gustarle las armas». El acusado, que ha negado ante el juez todo aquello por lo que es investigado, ha declarado que decidió viajar hasta Turquía por los problemas que tenía en casa y en clase». Dichos problemas habrían sido la razón, según el joven, de no decir nada sobre el viaje a su familia. «Fue una forma de escape porque estaba todos los días de discusiones», ha asegurado.

Karim el Idrissi Soussi fue detenido en 2016 en el barrio madrileño de Usera y ahora se enfrenta a una petición fiscal de 48 años de cárcel por integración en Dáesh y por amenazas de muerte.

Según ha manifestado, viajó a Turquía para hacer turismo y en ningún momento pensó viajar a Siria para unirse al Daesh. «Yo dije que me iría a un país musulmán; a lo mejor me estaba refiriendo a Dubai, a algún país que tuviera fama de ser próspero, pero de ahí a decir que me iría a zona de guerra... Yo no recuerdo haber dicho eso nunca», ha manifestado el investigado.

Asimismo, el joven ha negado «haberse informado sobre "lobos solitarios" o haber abierto un perfil de Twitter», a pesar de que los 18 que le atribuyen los investigadores. Tambien ha negado conocer a Fernando Reinares, director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, a quien amenazó a través de uno de los perfiles de Twitter que creó.

Sintomas de preocupación

La inspectora de policía que ha declarado como testigo ha asegurado que «algunos de los compañeros del acusado habían manifestado su preocupación por el comportamiento del joven», sobre el cual la dirección del instituto elaboró un informe. Visionar vídeos de atentados o audios en árabe eran algunos de los comportamientos que no pasaron desapercibidos para sus compañeros de clase.

La inspectora también ha declarado cómo el investigado se puso a gritar durante el minuto de silencio en el instituto por los atentados de París de 2015, manifestado que «por qué no se llevaban a cabo dichos silencios también por niños de Siria».