El colegio del Pilar se vuelve crítico

TEXTO: M. CALLEJA/
Actualizado:

MADRID. Madrid capital, distrito de Salamanca, calle de Castellón, colegio Nuestra Señora del Pilar. Es decir, próximos al PP por los cuatro costados, como se ve en cada una de las citas electorales. Este domingo pasado, muchos vecinos fueron a votar enfadados, muy enfadados con el Gobierno del PSOE, como se comprobó en las urnas: el 43,22 por ciento de los votantes dijo «no» en el referéndum de la Constitución Europea, el porcentaje más alto de toda la Comunidad de Madrid, frente a un 47,95 por ciento que dijo «sí».

En el barrio de Chamberí, que no se queda a la zaga como «feudo» del PP, el instituto Joaquín Turina ocupa el segundo lugar en «noes»: el 38,94 por ciento del total. En el tercero de los distritos más «populares», Chamartín, el instituto Ramiro de Maeztu cosechó un 37,91 por ciento de votos negativos. En estos tres distritos, el «no» rondó el 30 por ciento de media.

Fuera de la capital, el Colegio Base de Alcobendas, en La Moraleja, fue el primero en «noes»: el 36,87 por ciento. En municipios como Majadahonda, Las Rozas o Pozuelo, todos ellos gobernados por el PP, la abstención fue parecida a la media (57,38 por ciento), pero el «no» rozó el 25 por ciento.

Curiosamente, en varios municipios del sur de la Comunidad, considerados «feudos» socialistas, la abstención ha sido superior a la media de la región. Por ejemplo, en Parla, donde el 62,25 por ciento -cinco puntos más que la media- optó por no votar. En Fuenlabrada llegó al 62,56 por ciento, y en Pinto, al 60,29 por ciento.

A partir de ahí llegan las explicaciones de los políticos. El alto porcentaje del «no» registrado en algunos distritos de Madrid y municipios de la región «no es un rechazo a la Constitución Europea, sino una respuesta al acoso de Zapatero a esta Comunidad», según explican fuentes del PP. Así, recuerdan que este año se han reducido en un 25 por ciento las inversiones del Estado en infraestructuras, y no olvidan tampoco el «revés» de la Oficina Presupuestaria Europea a la empresa Mintra, encargada de la ampliación del Metro, que obliga a la Comunidad a asumir su deuda de 3.650 millones de euros. Detrás de esta decisión, el PP ve la mano del Gobierno de Zapatero.

El líder de la oposición en Madrid, Rafael Simancas, también destacó que el «sí» ha ganado «por goleada», pero lamentó «la poca responsabilidad del PP, que ha estado jugando a desmotivar». A su juicio, «una parte de la derecha ha dicho «no» a Zapatero».