Imagen del material incautado por la Guardia Civil
Imagen del material incautado por la Guardia Civil - Guardia Civil

La colaboración entre Guardia Civil y Ertzaintza permite desarticular un grupo dedicado al tráfico de drogas

Entre los 11 detenidos se encuentra un ex miembro de la Benemérita que fue expulsado por sus actuaciones delictivas

PamplonaActualizado:

Aunque a nivel político existan grandes diferencias, en el día a día, en lo que afecta directamente a los ciudadanos, la colaboración entre dos cuerpos policiales tan distintos como la Guardia Civil y la Ertzaintza, ha permitido desarticular una organización dedicada al tráfico y venta de droga que actuaba en Navarra y el País Vasco.

Esta actuación ha permitido detener a un total de 11 personas. Entre ellas se encontraba un ex agente de la Guardia Civil que perteneció al cuerpo entre los años 1987 y 1997 y que fue expulsado por sus actividades delictivas.

La investigación se inició en la localidad navarra de Estella, donde gracias a la colaboración ciudadana se detectaron varios pisos en los que se vendía droga. Gracias a la investigación de la Guardia Civil de la ciudad navarra, se observó que uno de los presuntos traficantes se desplazaba asiduamente a la localidad vizcaína de Barakaldo, donde se provisionaba la droga que se vendía en Estella.

Operación conjunta

En ese momento, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una de las personas que distribuía la droga desde Barakaldo estaba siendo investigada también por la Ertzaintza, por lo que “se pusieron en marcha los mecanismos de colaboración existentes, decidiéndose el desarrollo de una operación conjunta entre ambos cuerpos policiales”, explica la Guardia Civil.

En el transcurso de la investigación, se detectó a dos personas que realizaban las labores de transporte y distribución de la droga. “Uno de ellos fue Guardia Civil entre los años 1987 y 1997, año en el que fue expulsado del Cuerpo por sus actividades delictivas, no habiendo abandonado los entornos delictuales”.

Así pues, una vez atados todos los cabos, se procedió a la “explotar la operación” y fueron detenidas un total de 11 personas, 8 de nacionalidad española y 3 de nacionalidad colombiana. Seis de los detenidos ingresaron en prisión. Y se efectuaron 10 registros, 6 en Vizcaya y 4 en la localidad navarra de Estella. En estos registros se localizó un laboratorio para la manipulación y adulteración de cocaína.

En total se incautaron 3 kilos de cocaína de gran pureza y diferentes cantidades de speed, marihuana y hachís. También se intervino munición del calibre 22, numerosos teléfonos móviles, balanzas de precisión, dinero en metálico de diferentes divisas y productos para envasar y dosificar la droga.

Tras esta operación, tanto la Guardia Civil como la Ertzaintza consideran desmantelada “una red de delincuencia dedicada a la adquisición, distribución y venta, tanto a media escala como al menudeo, de sustancias estupefacientes, especialmente cocaína, principalmente en la Comunidad Foral de Navarra y en Vizcaya”.