Cocaína en gambas, frenos, cacao... Descubre las últimas formas de ocultar droga

Cocaína en gambas, frenos, cacao... Descubre las últimas formas de ocultar droga

ABC.es | MADRID
Actualizado:

Coca convertida en una vajilla de supuesta porcelana, entre gambas congeladas, en el tapizado de muebles, oculta en depósitos de plomo de un equipo de crioterapia, en el sistema hidráulico de frenos de un camión, como plantillas de unas zapatillas de deporte, en el interior de frutas exóticas, en amplificadores, en molinos de viento, en juguetes, en colchones hinchables o mezclada con cacao. Ante la presión de la Policía Nacional, los traficantes intentan introducir la droga en nuestro país utilizando los métodos más insospechados de ocultación. A pesar de ello, los investigadores logran detectarla.

Agentes de la Policía Nacional especializados en la lucha contra el tráfico de drogas han tenido que adaptar sus técnicas de investigación a las constantes evoluciones de las organizaciones criminales. La Brigada Central de Estupefacientes, adscrita a la Udyco de la Comisaría General de Policía Judicial, lleva más de cuatro décadas combatiendo estas actividades, de hecho se ha situado entre las unidades con mayores incautaciones de droga de toda Europa. Concretamente, esta Brigada está a la cabeza de los países europeos en decomisos de cannabis.

En lo que va de año, la Brigada Central de Estupefacientes ha incautado 74.184 kilos de hachís, 14.773 kilos de cocaína, 119 kilogramos de heroína, 71.623 gramos de speed y casi 5.000 dosis de LSD. Drogas que los narcotraficantes pretendían introducir intentando dificultar su localización en inspecciones policiales o controles radiológicos.

En tapizados y madera

En un contenedor en el puerto de Valencia y con destino final Barcelona fueron encontrados 12 kilos de cocaína ocultos en la estructura de muebles que habían sido remitidos desde Perú.

Los agentes localizaron 21 muebles en cuyo interior se habían practicado varios habitáculos para esconder un total de 45 bolsas de plástico. Paquetes que contenían 12 kilos de cocaína. Además de la droga, también se intervinieron diversas sustancias de las empleadas habitualmente en los laboratorios clandestinos para la manipulación y procesamiento de la droga.

En plantillas...

La Policía Nacional interceptó en el aeropuerto de Manises (Valencia) a un matrimonio, de 58 años, cuando intentaba introducir unos 1.600 gramos de cocaína. El estupefaciente había sido preparado simulando unas plantillas en las zapatillas de deporte que ellos mismos calzaban cuando fueron arrestados. Además, en su equipaje portaban otro juego de deportivas preparado para transportar de nuevo la droga cuando fuese adulterada.

En la operación fueron también detenidos sus dos hijos y una quinta persona responsables de la manipulación y distribución de la droga en la isla de Ibiza.

1.172 kilos en generadores

Doce personas detenidas y 312 kilos de cocaína intervenidos fue el resultado de otra operación policial contra una organización internacional de narcotraficantes. En esta ocasión los delincuentes habían ocultado parte del estupefaciente en el interior de generadores diesel. Para poder recuperar la cocaína de los motores fue necesaria la intervención del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas.

Este grupo había anteriormente realizado varias importaciones de distintos tipos de mercancía desde diferentes países a modo de prueba con la finalidad de evaluar y seleccionar la forma más adecuada para ocultar la droga.

La organización desarticulada había conseguido blanquear más de 10.000.000 euros procedentes del narcotráfico a través de sociedades mercantiles pantalla. Los agentes bloquearon 53 cuentas bancarias, 11 propiedades inmobiliarias y 22 vehículos.

En molinos de viento y porcelana

En el mes de febrero se intervenía en Madrid un contenedor que transportaba maquinaria de molinos de viento procedente de Argentina. Los agentes pudieron dar con 45 paquetes de cocaína, con un peso aproximado de 600 kilos de cocaína, que los narcotraficantes habían escondido en su interior. Once personas fueron detenidas, entre ellas había futbolistas y representantes de jugadores.

Más de 20 kilos de cocaína, ésa fue la materia prima utilizada por los narcotraficantes para elaborar una vajilla de 42 piezas. El estupefaciente partió de la localidad venezolana de Maracaibo, vía Londres, con destino final en Barcelona, desde donde se iba a distribuir a toda Cataluña.

Los agentes sometieron a los vasos, platos y vasijas a los reactivos. Todos dieron positivo.

En un equipo de crioterapia

Cinco kilos de cocaína viajaron ocultos en el interior de dos depósitos de líquido refrigerante de una máquina de crioterapia, destinado supuestamente a aplicaciones médico terapéuticas y estéticas. Tres personas fueron detenidas en el momento que hacían la transacción.

En la inspección del paquete los investigadores comprobaron que en dos de los depósitos que formaban parte de la máquina, en ves de refrigerante o gas, había un recipiente de plomo. En su interior, envuelta en goma, localizaron una cantidad aproximada de cinco kilos de clorhidrato de cocaína de alta pureza. Este método de ocultación, por sus características, hace más difícil su detección a través de exámenes radiológicos.

Heroína a presión

La Policía Nacional intervino recientemente 35 kilos de heroína ocultos en el sistema hidráulico de los frenos de un camión en Seseña (Toledo). El estupefaciente estaba alojado en cilindros metálicos soldados en dispositivos de aire a presión. Para poder extraer la droga de su escondite fue necesaria la intervención de agentes del GOIT que, tras consultar a los técnicos de la marca de fabricación del camión, rescató la droga de dos calderines. Para introducir los cilindros habían tenido que fracturas los calderines y después volver a soldarlos.

Con imanes en los bajos del coche y en veleros desde Colombia

Tres personas detenidas, 2.000 comprimidos de éxtasis y 10.000 dosis de LSD es el resultado de otra operación contra el tráfico de estupefacientes. En esta ocasión la droga era transportada en cajas que la red confeccionaba y que eran adheridas con imanes a los bajos de un vehículo. El grupo desarticulado abastecía de drogas las fiestas privadas de Ibiza.

Más de un año de investigación concluyó con la intervención de 405 litros de cocaína líquida y 20 kilos de pasta que estaban ocultos en falsos depósitos que se habían practicado bajo el suelo de la cabina de un velero. Tras una avería, la embarcación tuyo que arribar en Port Forum de Sant Adriá (Barcelona). Momento en el que se detuvo a los cuatro miembros de la organización y se extrajo la droga con la colaboración de los Bomberos de Badalona, ya que los depósitos de combustible estaban próximos al escondite.

En fruta, poca gasolina y mucha cocaína

Este verano se intervino más de 900 kilos de cocaína oculta en el interior de piezas de yuca procedentes de Ecuador. Los delincuentes utilizaban empresas dedicadas a la comercialización de frutas y verduras tropicales, afincadas en la Vega Baja de Alicante y Murcia, para la introducción de los estupefacientes. Estas mercantiles mantenían contactos con otra ubicada en Guayaquil (Ecuador), dedicada a la exportación de plátanos, yucas y piñas. Las más de 20 toneladas de fruta localizadas escondían más de 4.200 cilindros de cocaína en su interior.

Recientemente la Policía Nacional intervino 5.600 gramos de cocaína, preparada en paquetes envasados al vacío y que estaba oculta, flotando en gasolina, en el interior de los depósitos de combustibles de dos vehículos. El alijo iba a ser distribuido en zonas de ocio de la isla ibicenca. Entre los detenidos se encontraban dos dics jockeys, un productor musical y un abogado.

Una persona fue detenida a finales de octubre cuando recogía una maleta y un amplificador de sonido que escondía 7.770 gramos de clorhidrato de cocaína. El detenido había viajado desde Brasil a Lisboa y desde allí a Pamplona. A su llegada efectuó una reclamación a la compañía aérea portuguesa por el supuesto extravío de su equipaje. Sus pertenencias le fueron remitidas desde Lisboa, junto con la droga que escondía. Fue detenido en el aeropuerto pamplonica cuando recogía el material.

Una de las últimas operaciones contra el narcotráfico destapó 466 kilos de cocaína ocultos en la sala de máquinas de un petrolero. La droga fue localizada en una habitación que comunicaba con el eje del timón a la que se accedía desde el interior del barco a través de una pequeña escotilla. Hasta este escondite sólo se podía acceder a través de una pequeña ventana o bien desde el agua.

Cacao, avellanas y «farlopa»

En una granja agrícola de Daimiel se encontraba el último laboratorio desmantelado por la Policía Nacional, el mayor conocido de los últimos años en nuestro país. Era una auténtica planta clandestina de cocaína que producía semanalmente más de 50 kilos de droga. La cocaína era introducida en España vía marítima oculta en sacos de cacao en polvo procedente de Venezuela. Posteriormente era recuperada en esta granja y adulterada para su distribución final. En la operación se detuvo a once personas, entre ellos el responsable y de la red y propietario de la finca y a los cocineros que llevaban a cabo el complejo proceso de reconversión de la droga. Se intervino más de 8 toneladas de sustancias químicas, 275 kilos de productos de corte, 40 kilos de cocaína y sustancias de corte mezclados, prensas hidráulicas, centrifugadoras, secadoras, moldes y placas con inscripciones entre otros efectos.

Sólo durante el pasado mes de octubre, los agentes del aeropuerto de Madrid-Barajas detectaron a 32 “correos” y se incautaron de un total de 80.462 gramos de cocaína. Muchos de los arrestados habían practicado dobles fondos, algunos en los lugares más dispares como en sus propios pantalones, en juguetes infantiles o hasta un colchón hinchable.

Otra modalidad de ocultación es la practicada por los “boleros”. Trece de los detenidos en octubre en Barajas transportaban el estupefaciente en el interior de su organismo para intentar eludir el control policial.

Estos son algunos de los ejemplos de las distintas e insólitas formas que los narcotraficantes ingenian para intentar introducir la droga en nuestro país sin ser detectados por la Policía Nacional. Pero la experiencia acumulada y los medios de investigación de los agentes hacen que, a pesar de estas artimañas, finalmente los envíos sean frustrados.