Susana Díaz tras conocer los resultados de las elecciones
Susana Díaz tras conocer los resultados de las elecciones - EFE

Las claves para el día después de las elecciones en Andalucía

El PSOE ha fracasado, pero Podemos también. Sin matices. La formación de Pablo Iglesias ni siquiera ha mantenido los resultados de los anteriores comicios

MadridActualizado:

Sánchez y Díaz, destinos ligados

Aunque su sintonía política es nula, los destinos de Pedro Sánchez y Susana Díaz están íntimamente ligados. El fracaso de ayer de la segunda arrastra de forma inexorable al primero, que ha visto cómo en la primera cita electoral del PSOE tras su llegada a La Moncloa ha cosechado un estrepitoso fracaso. Ya no podrá decir que los ciudadanos apoyan su cambio; es más, sus alianzas con Podemos y los secesionistas han sido castigadas a las primeras de cambio. El futuro de ambos es incierto.

Imprevisto en Ferraz y La Moncloa

Los resultados de ayer rompen todos los esquemas con los que trabajaban en La Moncloa y en Ferraz. El batacazo ha sido absolutamente inesperado y el CIS de José Félix Tezanos tampoco les ha proporcionado una visión real de lo que estaba gestándose en Andalucía. Ahora deberán diseñar una nueva estrategia que asa, más pronto que tarde, por la convocatoria de elecciones.

Batalla política en la derecha

Si para la izquierda el panorama es desolador, en el centro derecha los resultados de Andalucía prometen recrudecer la batalla por el control de este sector político. El PP, a pesar de sus malos resultados, ha logrado salvar los muebles; Ciudadanos, sin sorpasso, no puede estar satisfecho a pesar de su crecimiento, y Vox es un socio incómodo para ambos.

El dilema de Ciudadanos

Ciudadanos tiene un problema casi irresolubre: si no facilita el cambio en la Junta de Andalucía es muy probable que reciba un voto de castigo, pero si entra en un gobierno apoyado, aunque sea desde fuera por Vox, perderá muchas posibilidades de seguir captando votos del PSOE, como es su deseo. Su anhelo de ser ellos quien presidan la Junta parece más un deseo que una posibilidad real, de modo que tendrá que apoyar al candidato del PP, partido al que intentan quitar el liderazgo del centro derecha.

Podemos, mejor en las encuestas

El PSOE ha fracasado, pero Podemos también. Sin matices. La formación de Pablo Iglesias ni siquiera ha mantenido los resultados de los anteriores comicios y la bajada en la participación no es suficente para justificar el descalabro. Es cierto que Teresa Rodríguez diseñó la campaña al margen del «aparato», hasta el punto de que ni siquiera utilizó la marca electoral de Podemos, pero estas elecciones pueden ser el primer paso para que los populistas vuelvan a tener el mismo peso que siempre tuvo IU.