ApManifestantes protestaban ayer en Roma por la decisión gubernamental de participar en el ataque a Afganistán

Clausuran el espacio aéreo en Roma durante las protestas contra EE.UU.

ROMA. J. V. Boo, corresponsal
Actualizado:

En un clima de preparativos surrealistas, el Gobierno italiano cerró el espacio aéreo de Roma como medida de seguridad durante la jornada de hoy mientras se celebran dos grandes manifestaciones contrapuestas: una convocada por Forza Italia en solidaridad con EE.UU. y otra convocada por los antiglobales del Foro de Génova para protestar contra la guerra. Fuentes gubernamentales anunciaron el despliegue de misiles antiaéreos «Spada», pero el Ministerio del Interior precisó ayer que protegen el aeropuerto de Ciampino, para vuelos militares.

Dos mil policías se asegurarán de que los militantes del «Black Block» no repitan en Roma los destrozos de Génova durante la cumbre del G-8. La guerra en Afganistán se ha convertido en el nuevo eje de la protesta de los antiglobales, a los que se sumarán los pacifistas radicales y los comunistas y verdes, únicos partidos que se opusieron a la entrada de Italia en la coalición militar con el envío de 2.700 soldados.

CITA EN PIAZZA DEL POPOLO

Pero los grandes partidos del centro-izquierda que votaron a favor de participar en la operación «Libertad Duradera» -aun a riesgo de las represalias terroristas en Italia- se desmarcan, en cambio, del mitin organizado por Berlusconi al estilo de un «show» televisivo para ganar puntos ante EE.UU.. Forza Italia enviará a Piazza del Popolo 529 autobuses de manifestantes, que aplaudirán a los bomberos de Nueva York y los mensajes grabados de Sofia Loren, Luciano Pavarotti y Alberto Sordi. Los organizadores cuentan con la presencia del cantante Andre Bocelli, el actor Alain Delon y del primer ministro Silvio Berlusconi para el discurso final. El jefe de la oposicion, Francesco Rutelli, cree que es poco serio organizar manifestaciones en Italia cuando no se hacen ni en EE.UU..