Juan Carlos Girauta, dirigente de Ciudadanos - EFE

Ciudadanos da un toque de atención al PP por la falta de avances reales en la negociación

No observan la suficiente voluntad política en relación con las reformas institucionales, como Senado o diputaciones, y quieren eliminar «burbujas políticas y pesebres»

MADRIDActualizado:

Ciudadanos siente «cierta preocupación» al constatar que en las cuestiones relacionadas con los asuntos sociales, observan avances en la negociación con el PP pero no la concreción de cómo financiarlas para llevarlas a la práctica. Pero sobre todo los responsables de la formación naranja sienten muchas dificultades a la hora de afrontar, por parte del PP, las reformas institucionales. Ciudadanos siente un «estancamiento» en sus «legítimas expectativas».

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha sido el encargado de poner voz a esas preocupaciones de esta formación política. Entienden el problema que puede suponer presupuestar reformas de tipo social, pero las relativas a las instituciones -como la del Senado- son, ha recordado, una «cuestión de voluntad política».

Ciudadanos ha querido dar este toque de atención al PP cuando están «a la mitad de la negociación», con tiempo para que haya una reacción. Temen que no se avance, o sea sólo testimonial lo que se consiga, pero para que la negociación sea de verdad y no solo aparente, «tiene que pasar por renuncias de ambas partes».

El bloque de reformas institucionales, ha alertado, «no presenta ningún avance» a pesar de que se le ha dedicado en la reunión de hoy prácticamente todo el tiempo. Girauta incluso ha hablado de «consternación» en relación con la marcha de algunas de las cuestiones sobre las que se debate.

Recordó que la voluntad de Ciudadanos ha sido siempre la de «sumar, ser parte de la solución, y nunca del problema». Pero eso no supone que la negociación se convierta en un «trágala» únicamente para Ciudadanos, sino que las cesiones deben hacerse por ambas partes. «Nosotros ya hemos venidos cedidos de casa, pero este país no se va a regenerar sin algunas medidas de reforma institucional». La reforma del Senado o las diputaciones son algunas de las cuestiones que Ciudadanos quiere poner en la diana, porque consumen recursos que serían necesarios para otros fines. Las definió como «burbujas políticas, pesebres».

Respecto a los deseos del PP de que el acuerdo con Ciudadanos vaya más allá de la investidura y sea más cercano al pacto de gobierno -en atención a que ya hablan de presupuestos-, Girauta ha querido reducir las expectativas populares: comprometer que esto se va a poder financiar «en absoluto supone entrar en un acuerdo de gobiernosólo están negociando», porque además ha recordado que «las reformas, sin financiación, no son nada».

El PP pide tranquilidad

Apenas diez minutos después de que hablase Girauta, por parte del PP, comparecía el secretario de relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que ha querido «lanzar un mensaje de tranquilidad», y para defender que «el PP no está preocupado sino ocupado en acercar posturas».

Ayllón ha defendido que desde el PP se sigue trabajando con «exactamente con la misma voluntad» para alcanzar un acuerdo y que «en el día de mañana le haremos llegar los textos alternativos» respecto al debate de reformas institucionales que hoy ha comenzado a abordarse.

El negociador popular ha reconocido «posiciones de salida alejadas» en lo que respecta al Senado, las diputaciones y la reforma del poder judicial. Pero ha asegurado que se han comprometido en «hacerles llegar mañana unos textos» porque se está «en esa fase en que buscamos el punto de acuerdo».

Ha negado que desde su partido se haya dicho que no a todo lo que ha planteado Girauta, sino que el PP trabaja en buscar la «seguridad y la solvencia jurídica de las medidas». Ha vuelto a pedir tranquilidad ante «una preocupación que no acabo de entender» y ha asegurado que «no hay motivos para la ruptura sino para seguir trabajando».