Manuel Valls y Albert Rivera, en una imagen de archivo - EFE | Vídeo: Atlas

Ciudadanos rompe con Valls por investir a Colau en Barcelona

Inés Arrimadas critica la primera decisión de la alcaldesa: «Ha hecho lo mismo que habría hecho Ernest Maragall»

MadridActualizado:

Las continuas discrepancias entre Manuel Valls y Ciudadanos (Cs) han hecho saltar por los aires su efímera relación. El ex primer ministro francés se convirtió en la apuesta estrella de los liberales para la Alcaldía de Barcelona, pero su fichaje comenzó a torcerse pronto, cuando este decidió liderar su propia plataforma en vez de asumir el puesto de cabeza de la lista de Cs. Tras la investidura de Ada Colau el pasado sábado, la ruptura es ya definitiva.

La portavoz de la Ejecutiva de Cs, Inés Arrimadas, ha anunciado el final de un año de alianza tras la reunión del Comité Permanente del partido. En el encuentro, en el que se ha valorado de forma «muy positiva» la entrada de Cs en los gobiernos de casi cuatrocientas localidades, se ha decidido que los tres concejales de Cs formen grupo propio en el Ayuntamiento de la ciudad condal.

De esta manera, Valls se queda solo con el exministro socialista Celestino Corbacho y la independiente Eva Parera. Cs, por su parte, formará grupo en el Consistorio catalán con María Luz Guilarte, Francisco Sierra y Marilén Barceló. Esta división, que ahora se hace explícita, llevaba acrecentándose desde los dos últimos meses. No solo por las discrepancias manifestadas en público por Valls tras el acercamiento de Cs a Vox –partido cuyo apoyo ha sido indispensable para la entrada de Cs en gobiernos municipales, aunque los liberales nieguen haber acordado nada con él–, sino también por la ausencia de Albert Rivera en la campaña electoral de Valls.

Arrimadas sí coincidió en varios actos de Valls en la carrera hacia la Alcaldía, pero no el presidente del partido, que fue su principal valedor en el pasado. Antes de comunicar Arrimadas la decisión del Comité Permanente de Cs, José Manuel Villegas, secretario general de Cs, llamaba a Valls para comunicarle que desde hoy sus caminos irán por separado.

«Pesar» en las filas de Cs

«Reiteramos el pesar que sentimos porque la alcaldesa de Barcelona sea Ada Colau», ha lamentado Arrimadas, que ha criticado duramente su primera decisión en su segunda etapa de regidora: devolver los lazos amarillos a la fachada del Ayuntamiento. «Ha hecho lo mismo que habría hecho Ernest Maragall», ha añadido, en un intento de justificar la ruptura con Valls y exponer que la postura de Cs era la más razonable en el caso del ejecutivo local.

Valls ya desveló hace un par de semanas que estaba dispuesto a facilitar «gratis» la Alcaldía de Colau para evitar que el Ayuntamiento de la capital catalana cayese en manos del separatismo, algo que rechazó de pleno la formación liberal. En un comunicado, Cs apuntó a una complicadísima tercera vía que pasaba por investir al socialista Jaume Collboni, en un acuerdo que debía pasar por un respaldo de Colau, con un mejor resultado en las urnas.

En la práctica, según la posición de Cs, no hay diferencia entre que gobiernen Barcelona Maragall o Colau, a quien tachan de «independentista y populista». «Nos reiteramos en nuestro criterio de no votar a Ada Colau», ha reivindicado Arrimadas, que hoy ha vuelto a protagonizar la rueda de prensa posterior a las reuniones de la Ejecutiva, después de tres semanas en las que asumía el liderazgo Villegas.