El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez
El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez - EFE

Ciudadanos baraja alternativas en Murcia sin descartar ya las elecciones anticipadas

Los representantes del partido en Murcia se reunen hoy con el presidente de Murcia. Creen que no dimitirá. Son reacios a apoyar una moción de censura con PSOE y Podemos y creen en cualquier caso que antes de llegar a ese escenario Pedro Antonio Sánchez disolvería el parlamento autonómico y convocaría elecciones

MadridActualizado:

El presidente de la región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, recibe hoy al portavoz de Ciudadanos en la comunidad, Miguel Sánchez, para evaluar el estado de un pacto que se tambalea, después de que la formación naranja lleve días solicitando la dimisión del presidente después de que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia lo citase a declarar como investigado por el Caso Auditorio.

Pero una vez Pedro Antonio Sánchez se ha mostrado firme en su intención de mantener el cargo y de haber recibido el apoyo del PP regional y nacional, el caso comienza a volverse contra Ciudadanos. Con los Presupuestos de la región ya aprobados, a los de Rivera no les quedan muchas más armas que exigir su dimisión.

La única fórmula sería apoyar una moción de censura de la mano del PSOE y Podemos para derrocar al PP con un Gobierno alternativo sustentado por tres fuerzas políticas. Pero en Ciudadanos no agrada esta fórmula porque piensan que perjudica a la estabilidad de la región y porque en última instancia no es el mejor reflejo de los resultados electorales, ya que en las elecciones autonómicas de 2015 Pedro Antonio Sánchez se quedó a un único escaño de la mayoría absoluta.

Todo esto pasa por la cabeza de los estrategas de la formación naranja. No gusta además nada la opción de sumar con Podemos en la única omunidad en la que estuvieron por delante de Iglesias en las elecciones generales. Por eso su fórmula ideal es que el PP cambie de candidato, algo que dan casi por descartado aunque en público siguen insistiendo en ello.

Creen además que lo más probable es que Sánchez disolviese el parlamento antes de dar oportunidad a que se presente la moción de censura. De no hacerlo Cs sí se vería en la disyuntiva de apoyarla o no. El artículo 27.4 del Estatuto de Autonomía de Murcia faculta a Sánchez para adelantar las elecciones una vez que ha transcurrido más de un año desde las anteriores elecciones y quedar más de un año para las siguientes.

Aunque esto sí supondría un problema para Sánchez, ya que desde 2014 Murcia aprobó la limitación a dos mandatos del presidente autonómico. Y según está redactada la norma interpretan en Ciudadanos que Sánchez no podría volver a presentarse en 2019. "Pero seguro que piensa que mejor eso y no dimitir ahora", se malician en Ciudadanos.

Con el actual reparto de fuerzas en Murcia, lo más probable es o una mayoría absoluta del PP o que se requiera la misma dependencia de Ciudadanos, que en esa ocasión sí estaría en una posición de más fuerza que ahora para no apoyar la investidura. "No es lo mismo no apoyar la investidura si sigue imputado que forzar una dimisión. Ahí si depende al máximo de nosotros y podemos forzar el relevo en el PP", cuentan desde la dirección naranja.

Insisten en que su mejor opción es dar ahora paso a otro candidato del PP para evitar mociones de censura o elecciones. Pero ven que es "obligado" ir barajando este escenario. Y creen que no les sería desfavorable. Cs tiene actualmente cuatro diputados en el parlamento autonómico. Pero en unos nuevos comicios se emplearía ya una nueva ley electoral de circunscripción única y proporcionalidad pura. En Cs reflexionan que con el mismo nivel de voto que en 2015 tendrían con esa ley dos escaños más. Y creen además que podrían subir algo el voto en autonómcias porque en las generales les fue mejor.

A la espera de la reunión de hoy y de la declaración de Pedro Antonio Sánchez la próxima semana, la opción de un adelanto electoral en Murcia coge fuerza.