Imagen de una Ejecutiva de Cs
Imagen de una Ejecutiva de Cs - Ignacio Gil

Ciudadanos amaga a izquierda y derecha para despejar la presión

Se reúne con Vox en Madrid y abre la puerta a contactos con el PSOE en Castilla y León

MadridActualizado:

Una de cal y otra de arena. El mismo día. Ciudadanos y Vox se reunieron ayer por primera vez en las personas de sus candidatos a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio. A la vez, desde la formación liberal ayer se extendía la posibilidad de un acercamiento al PSOE en Castilla y León. Ciudadanos conlleva su posición central en el escenario de pactos poselectorales pivotando a izquierda y derecha.

El partido observa como las presiones para un acercamiento al PSOE que permitan un Gobierno de Pedro Sánchez no paran de incrementar. Lo han hecho los que fueran fundadores del germen de Ciudadanos, desconectados de la línea de poder del partido desde hace más de un lustro, pero también importantes apoyos mediáticos que en el pasado han destacado por su defensa de las actuaciones de Albert Rivera.

Muchos le enseñan al presidente de Ciudadanos la salida para justificar lo que supondría el incumplimiento de una promesa electoral y un mandato de su Ejecutiva: que el Gobierno no dependa ni de Podemos ni de los independentistas. «Es para lo que Ciudadanos nació», escuchan estos días. La posibilidad de un acuerdo que diera lugar a un acuerdo estable en España es algo que no desagrada a algunas personas de la dirección. Probablemente hace no mucho no habría desagradado a la mayoría.

Pero, pese a que el resultado del 26 de mayo pueda interpretarse como un paso atrás respecto al 28 de abril en los términos de la particular batalla con el PP, fuentes de la dirección del partido expresan que las presiones están siendo muy fuertes para facilitar el Ejecutivo de Sánchez: «Pero lo peor que pueden hacer es presionarnos».

«Somos la alternativa»

En el partido se rechaza la posibilidad de esa abstención «absolutamente» y se traslada a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias la posibilidad de una repetición de un adelanto electoral: «Por algo habrán dicho que es su socio preferente», dicen en Ciudadanos. Su candidato en Castilla y León, Francisco Igea, hablaba ayer en una carta abierta en su Facebook de «presiones y amenazas» en los últimos días: «Todos nos miran con ansiedad y nos paran por la calle diciendo que no pactemos con este o con aquel».

En esa región, sin que Podemos o Vox tengan fuerza, Ciudadanos tiene que elegir entre mantener tres décadas de Gobiernos del PP o dar la alternativa al PSOE. « Marcamos una serie de criterios para llegar a acuerdos, hemos considerado que el socio preferente en toda España tiene que ser el PP, pero si no es posible por razones de corrupción o por razones de otra índole se abre la puerta a otras formaciones», expresó ayer el líder de Cs en Madrid, Ignacio Aguado, refiriéndose en ese caso a Castilla y León.

«No somos un partido bisagra, somos un partido central del sistema», expresa un dirigente que defiende la estrategia de no plegarse a las presiones para que faciliten gobiernos de uno y otro signo. «La decisión fue presentarnos como la principal alternativa al PSOE de Pedro Sánchez. Y eso no lo vamos a cambiar», explican desde el partido.