Rivera, ayer en campaña
Rivera, ayer en campaña - Efe

Ciudadanos se ve ahora mucho más cerca del PP en votos

Los de Rivera están llenando los mítines tras algún «pinchazo» en la precampaña

MurciaActualizado:

Allá adonde va, Ciudadanos cuelga el cartel de no hay entradas en esta campaña. El partido encara con entusiasmo el transcurrir de los cinco primeros días de la caravana, donde el ambiente es festivo y se destaca el lleno en todos los mítines que están celebrando. Mil personas en Málaga, 1.500 en Sevilla y 700 en Murcia. Ayer por la mañana, en un acto más discreto en el auditorio del Casino Primitivo de Albacete, también hubo que cerrar la entrada al público. Doscientos simpatizantes ocupaban las sillas del salón, y casi otro centenar de ellos aguardaban de pie la intervención de Albert Rivera en un evento sobre derechos del colectivo LGTBI. Varios asistentes se quedaron a las puertas, porque el aforo estaba completo.

Fuentes de la Ejecutiva creen que la campaña está yendo bien, muy bien. Reconocen que en la precampaña hubo varios «pinchazos» en los muchos desplazamientos del presidente de Cs, pero ahora, en plena Semana Santa, ven cómo sus actos están abarrotados y, no solo eso, sino con la gente muy activa. Estas mismas fuentes estiman que Cs se sitúa en un 16,5 por ciento del voto, aunque no precisan una horquilla de escaños -la última estimación interna les situaba entre los 52 y los 59-. Eso sí, apuntan que han reducido la distancia con el PP a entre 2 y 2,5 puntos

Rentería fue la excepción que confirma la regla. Pero no se puede comparar con un mitin al uso. Cientos de radicales «abertzales» trataron de reventar el acto de forma violenta y solo un puñado de simpatizantes de Cs pudieron escuchar -a duras penas- los discursos de Rivera y compañía. Sin embargo, desde el partido niegan que esto haya restado entusiasmo en Cs o que haya afectado al espíritu de la caravana.

De hecho, en Cs consideran que la actitud de los radicales es un altavoz para su mensaje, y es que Cs nació en 2006 en Cataluña para dar voz, precisamente, a todos aquellos silenciados durante décadas por el nacionalismo. Estas fuentes estiman que lo vivido en Rentería servirá para movilizar al electorado de centro-derecha porque sienta un precedente de lo que puede pasar si Pedro Sánchez reedita gobierno con socios como EH Bildu, formación heredera de la ilegalizada Batasuna.

Cambio de planes

Por el momento, lo único accidentado en la caravana electoral de Cs está siendo el itinerario, con múltiples cambios en la ruta a seguir. Finalmente, Rivera no pasará esta semana por Málaga ni Granada, aunque ya estuvo en la ciudad malacitana y en la capital andaluza la semana pasada. Volverá la caravana el lunes a Andalucía -a Cádiz y a Huelva, aunque irá Inés Arrimadas-, donde está poniendo el foco para señalar como ejemplo el Ejecutivo andaluz conformado por PP y Cs.

Hoy estará en Madrid, donde el partido llevará a la Fiscalía el acoso en Rentería, pero por la tarde no estará en Toledo, como estaba previsto. Desde el partido justifican los cambios por las fechas. Semana santa, argumenta n, no es buena fecha para grandes actos ni para gestionar las reservas necesarias.