Mossos d'Esquadra custodian la comandancia de la Guardia Civil en Barcelona en julio del pasado año
Mossos d'Esquadra custodian la comandancia de la Guardia Civil en Barcelona en julio del pasado año - EFE

Cinco querellas contra el espionaje político de los Mossos

Denuncian a la policía catalana por supuestos seguimientos a desafectos del proceso

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presunto espionaje político a desafectos del proceso independentista por parte de agentes de los Mossos d’Esquadra ha tenido respuesta inmediata en los tribunales. Cinco afectados han acudido a los juzgados barceloneses para exigir una investigación sobre lo sucedido, en paralelo a la investigación ya abierta por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

En las últimas semanas, el expresidente de Sociedad Civil Catalana (SCC) Josep Ramon Bosch; la asociación «Barcelona con la Selección»; el abogado José María Fuster-Fabra; el secretario general del Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), David José, y su mujer han presentado sus demandas, según explicaron a ABC fuentes de su defensa.

Los querellantes acusan a los Mossos de los delitos de prevaricación, de malversación de fondos públicos, descubrimiento y revelación de secretos, así como obstrucción a la justicia y omisión del deber de perseguir delitos. Reclaman a los juzgados donde han recaído las querellas que citen para interrogar como investigados a los agentes de la policía catalana que, supuestamente, se encargaron de los seguimientos y de las escuchas. La mayoría de las querellas ya están ratificadas y pendientes de si los respectivos juzgados deciden admitirlas a trámite para investigar los hechos.

Los Mossos lo niegan

Todo parte de la información hallada entre los cientos de archivos que la Policía Nacional incautó a los Mossos d’Esquadra el 26 de octubre, cuando los llevaban a destruir a una incineradora de Sant Adrià del Besòs (Barcelona), entre los que se encontraban informes de seguimientos a dirigentes políticos y miembros de entidades contrarios al secesionismo. Fue la víspera de que el Parlament votara la declaración de independencia y de que el Gobierno que preside Mariano Rajoy destituyera al Govern de Carles Puigdemont.

Los Mossos d’Esquadra siempre han negado que pretendieran quemar información vinculada con el proceso independentista o el referéndum ilegal del 1 de octubre. Explicaron entonces que es una práctica habitual acudir a la incineradora a quemar archivos. Justificaron que la actividad policial genera documentos de contenido sensible que, cuando ya no son necesarios, se deben destruir para atender a la protección de datos.

Los querellantes prentenden esclarecer si la policía autonómica catalana intentó, por ejemplo, destruir seguimientos al colectivo «Barcelona con la Selección», una plataforma ciudadana constituida en 2015 para reclamar que la capital catalana instalara una pantalla gigante para ver los partidos de «La Roja» en la Eurocopa de fútbol. También quieren averiguar si existen datos de supuestos seguimientos sin autorización al abogado Fuster-Fabra -vinculado históricamente a la defensa de la españolidad de Cataluña-, captado en encuentros con el colectivo antindependentista Somatemps, Sociedad Civil Catalana, «Barcelona con la selección» y el SPC, algunos de ellos clientes suyos.

Hay sospechas de que la policía catalana espió también a políticos del PP. Fuentes del partido explicaron a ABC que, de momento, no se querellarán hasta ver cómo evoluciona la investigación judicial. Entre los archivos que los Mossos d’Esquadra intentaron destruir también estaba la alerta emitida en mayo del año pasado por Estados Unidos sobre un posible atentado en La Rambla, pocos meses antes del ataque yihadista en Barcelona, según publicó «El Periódico». La Policía Nacional decomisó esta documentación antes de ser incinerada.