Pablo Iglesias y Albert Rivera
Pablo Iglesias y Albert Rivera - EFE

Choque entre Podemos y Ciudadanos por los escaños más mediáticos del tercio central del hemiciclo

La formación morada reclama un nuevo reparto de las primeras filas proporcional a la representación de cada grupo

MadridActualizado:

Podemos ha subido su apuesta. No se conforma con los ocho escaños que el PDC, la antigua Convergencia, deja libres tras su nueva ubicación en el «gallinero» sino que aspira a reorganizar completamente el tercio central del hemiciclo para que el reparto de las primeras filas se realice en función de la representación que ostenta cada partido. Una pretensión que choca frontalmente con los intereses de Ciudadanos que, con una ubicación privilegiada, ocupaba en la anterior legislatura en este tercio la mayoría de los escaños de las dos primeras filas por detrás del Gobierno, que compartía con el PNV.

Con 69 escaños, ahora 71, Podemos defiende que mantener su ubicación de la anterior legislatura con sólo tres escaños en la primera fila del tercio izquierdo es tanto como aceptar un «agravio» hacia sus votantes dado que Ciudadanos cuenta con la mitad de escaños, 32, y tiene más escaños adelantados. Con el mismo argumento, Podemos alega que no hay justificación posible para que el PNV con sólo cinco escaños se siente en las dos primeras filas de ese tercio y ERC con casi el doble se ubique detrás. La formación morada ha preferido así abandonar la pugna con el partido independentista por los escaños de la antigua Convergencia y unir fuerzas para pedir un debate sobre la organización de ese tercio.

El reparto se pospone

Las reivindicaciones de Podemos impidieron así ayer el acuerdo unánime que reclama la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para aprobar el reparto del hemiciclo. Ayer la Mesa del Parlamento se reunió para sacar adelante distintos temas de organización interna y funcionamiento pero al existir fisuras en la distribución de escaños, Pastor ni siquiera quiso tratarlo posponiendo su debate y votación hasta la semana que viene.

La tercera autoridad del Estado quiere evitar cualquier polémica y pidió a PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos que intenten llegar a un acuerdo que contente a todos. Para intentar alcanzarlo, la Mesa creó una comisión compuesta por los vicepresidentes primero, Ignacio Prendes (Ciudadanos); tercera, Rosa Romero (PP) y cuarta Gloria Elizo (Podemos) así como el secretario segundo José Luis Gordo (PSOE) que se reunirán la semana que viene para buscar esa unanimidad.

Podemos será flexible

La pretensión de Podemos en esa reunión será abrir el debate sobre la organización del tercio central y a partir de ahí mostrará flexibilidad en la negociación. No pretende unos escaños concretos sino adelantar su ubicación y para ello hay varias formulas. Su primera opción es que Ciudadanos pierda posiciones en los primeros escaños para que los puedan ocupar miembros del dirección del grupo morado, y que la posición de PNV se retrase para que ERC pueda adelantarse. Pero esta solución choca de frente con Ciudadanos y también con el PP que no quiere perjudicar al grupo vasco para no complicar más aún un posible acuerdo de Gobierno. Por ello, Podemos mostrará esa flexibilidad con el objetivo de ganar apoyos y buscar una solución alternativa que no parece fácil. No en vano, el PSOE no está interesado en conceder más visibilidad a la formación morada, que tendrá que dar la batalla en la Mesa en solitario.