Chivite, difuminada, con la bandera de España detrás
Chivite, difuminada, con la bandera de España detrás - ABC

Chivite repone la bandera de España que quitó Barkos en el Gobierno foral

El despacho de la presidenta y el salón donde ayer tomaron posesión del cargo los consejeros lucieron las nuevas enseñas

PamplonaActualizado:

Ha sido la primera acción ordenada y ejecutada por el nuevo Gobierno de Navarra. Después de la denuncia publicada por ABC el pasado lunes, ayer fueron repuestas las banderas españolas y europeas en el Palacio de Navarra, la sede del Gobierno foral.

Aún sin haber tomado posesión del cargo de presidenta, el mismo lunes María Chivite ordenó, como primera decisión presidencial, colocar todas las banderas oficiales en su despacho después de que este medio advirtiese su ausencia. Quizá no sea lo que más afecte a los ciudadanos, pero la falta de la bandera española, además de incumplir la ley, era todo un símbolo en un Gobierno en el que, a pesar de que su presidenta es socialista, el nacionalismo tiene un gran peso, mayor que el del propio PSOE si se suman los parlamentarios de Geroa Bai y los escaños en la sombra de Bildu. Y en una región tan polarizada entre nacionalistas y no nacionalistas como Navarra, los símbolos adquieren un peso más importante.

Fue la propia presidenta quien a primera hora de la mañana de ayer transmitió a este periódico la reinstalación de la enseña nacional. Apenas dos horas después, en la toma de posesión de los consejeros del nuevo Ejecutivo, también se pudo ver la bandera de España, junto a la navarra y la de la Unión Europea, presidiendo el Salón del Trono, la sala más importante del Palacio de Navarra.

Después del revuelo organizado a raíz de predominancia de los aspectos vascos durante la toma de posesión de la propia presidenta el pasado martes, el nuevo Ejecutivo foral se esforzó por resaltar la presencia de la españolidad en la sede del Gobierno. Hasta el punto que, junto con el juramento de los consejeros, se difundió una foto de todos los integrantes del Ejecutivo de María Chivite junto a las banderas del Salón del Trono, cuando la foto oficial fue en un patio del edificio, y en otra foto difuminó la imagen de la presidenta para resaltar la presencia de las banderas oficiales.

Ley estatal

Después de la derogación de la Ley Foral de Símbolos, en marzo de 2017, la presidenta Barkos optó por dejar únicamente la bandera de Navarra en su despacho presidencial y quitar todas las banderas del Salón del Trono. Sin embargo, a raíz de los intentos de colocar banderas no oficiales en distintos edificios públicos, la Justicia determinó, aunque Navarra ya no tuviera una ley de símbolos propia, todavía imperaba la Ley estatal 39/1981, que tanto en el exterior como en el interior de los edificios públicos debe estar presente la enseña nacional. En las partes visibles de los edificios públicos, en el exterior, el anterior Gobierno mantuvo las banderas oficiales. Pero en los lugares menos accesibles, como el despacho de la presidenta, fueron retiradas al ostracismo.

De esta forma, María Chivite siguió los pasos dados por el alcalde de Pamplona, el constitucionalista Enrique Maya, quien, tras asumir la vara de mando del Ayuntamiento, restableció las banderas en un lugar destacado del salón de plenos y también las volvió a colocar en el despacho de Alcaldía.