Cristina Narbona, Pedro Saura y José Luis Rodríguez Zapatero en una desaladora en Murcia en 2007
Cristina Narbona, Pedro Saura y José Luis Rodríguez Zapatero en una desaladora en Murcia en 2007 - EFE

El cerebro de la campaña del Plan Agua: «La desalación es un inmenso lío político»

Joan Navarro justificó el gasto de más de 8,5 millones de euros en la campaña publicitaria por «la situación de conflicto entre administraciones» a cuatros meses de las generales del 2008

MadridActualizado:

Un informe de UCO de la Guardia Civil recoge una carta del director de Relaciones Institucionales de Acuamed, Joan Navarro, confirmando la adjudicación a la empresa Bassat Ogilvy de la II Fase de la «Campaña informativa sobre la desalinización» que impulsó en colaboración de AEDyR –Asociación Española de Depuración y Reutilización–, cuando estaba a punto de empezar la campaña de las elecciones generales del 2008. Dotada con un presupuesto de 1.115.000 euros se sumaba a los 7.447.599 de gastos en concepto de publicidad aprobados en noviembre de 2007 por el Ministerio de Medio Ambiente dirigido por Cristina Narbona.

La Audiencia Nacional investiga dentro del caso Acuamed las facturas abonadas por constructoras adjudicatarias de las desaladoras que financiaron el Programa AGUA «voluntariamente». ABC ha tenido acceso a un presupuesto que realizó OgilvyOne donde reza como cliente AEDyR a la atención de Joan Navarro, situándole como el cerebro de la campaña de publicidad institucional del Ejecutivo de Zapatero.

El propio juez Eloy Velasco cuando interrogó a Navarro como testigo en noviembre de 2016 manifestó su extrañeza de que Acuamed se aliará con «una asociación sin ánimo de lucro y no lo hiciera directamente». «¿Qué pintaba AEDyR?», le preguntó. Igual que la fiscal Inmaculada Violán a quién Navarro reconoció que el «diseño de la fórmula» de la campaña, «excepcional por la situación de conflicto entre administraciones», fue suya. Esta información corroboraría la declaración de Elena Arranz, adjunta a la Dirección de Relaciones Institucionales, cuando señaló que «la responsabilidad directa era de Joan».

Entre los constructores que estaban «al corriente del tema» comprometiéndose con la campaña del «Programa AGUA» del ministerio de Medio Ambiente estaban Luis Castilla por Acciona; Joaquín Martínez de Construcciones Alpi; José Luis Goyeneche, Copisa; Manuel de la Barreda, Veolia; Antonio Hernando, Roveralcisa; Julio Sancho, Técnicas Reunidas; Carlos Doménech, Cleop; Borja Valero, Tecnocontrol; Javier Benito, Pavasal; Alberto Morales, Sacyr Vallermoso; Julio Senador, FCC; Salvador Soler, Befesa y Javier Santiago, Aqualia.

Arranz pone al día por correo electrónico en noviembre de 2007 al presidente de AEDyR, José Antonio Medina, de las últimas gestiones realizadas: «Con Alberto Morales hablé yo personalmente con él la semana pasada y Daniel Navalón (él ya ha contactado con Bassat aunque todavía no ha firmado) creo que habló D. José Antonio Sánchez (Director Gerente) después de hablar éste con Joan Navarro». A pesar de estar en copia, Navarro negó tener conocimiento de ese correo electrónico en su declaración.

Según Navarro, «no tendría ningún sentido» que existiera un acuerdo entre Acuamed y los contratistas para compensar la publicidad con el presupuesto de las propias obras. «No tuve constancia de que esas UTE reclamarán el dinero de publicidad». Sin embargo, según ha revelado ABC, la UTE Ferrovial y Sacyr, adjudicataria de la desaladora de Águilas pudo recibir « la devolución del pago de la publicidad» por un importe de 1.293.400 euros «utilizando otros conceptos» en la liquidación final.

Director del gabinete de Jordi Sevilla

Navarro fue director del Gabinete del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, antes de incorporarse a Acuamed. Actualmente es vicepresidente y director de Asuntos Públicos de Llorente & Cuenca, la misma consultora que ha fichado a Sevilla como vicepresidente tras su paso como asesor de Pedro Sánchez en las negociaciones «del gobierno del cambio».

Curiosamente cuando era el cerebro de la campaña «extracontractual» del Gobierno de Zapatero, la empresa Llorente y Cuenca participó en el diseño publicitario de las desaladoras. «Bassat presentó la oferta… Y a partir de ese momento, el control de lo que se gastaba lo hacíamos nosotros», reconoció al juez Velasco.

Uno de los motivos esgrimidos por Navarro fue «que la desalación estaba sometida a una gran presión política… Era un inmenso lío político. Una administración estaba impulsando desaladoras y otras diciendo que eran centrales nucleares del mar». La fecha elegida para poner luz sobre la desalación fue cuando faltaban cuatro meses para las generales del 2008, cuando el «Programa AGUA» se aprobó con «carácter de urgencia» en junio de 2004.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando exigió ayer a la portavoz socialista, Margarita Robles, que pidiera una «explicación inmediata» a Narbona: «Son informaciones de enorme gravedad, según las cuales a través de los presupuestos que manejaba Acuamed y el ministerio que ella dirigía.