Cayetana Álvarez de Toledo
Cayetana Álvarez de Toledo - EFE

Cayetana Álvarez de Toledo denuncia la «asimetría moral» en Cataluña

La candidata del PP por Barcelona responde a las críticas por su designación

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Mentalidad colonial... desprecio a la lengua...». La designación de Cayetana Álvarez de Toledo como cabeza de lista del PP en Barcelona a las elecciones del 28-A ha causado una muy previsible reacción en el campo independentista, precisamente el tipo de respuesta iluminadora que la candidata considera que ayuda a destapar «la gran mentira fundacional» del nacionalismo. «Mi candidatura es una impugnación a todo esto. Esa restricción, esa limitación que me aplican a mí, es la misma que en Cataluña quieren poner al conjunto de la ciudadanía española», apunta la candidata en declaraciones a ABC. Las alusiones al «colonialismo» o al «desprecio a la lengua» por su designación como cabeza de cartel popular las aventó en las redes sociales Aleix Sarri, asesor del presidente Quim Torra en asuntos internacionales.

«Es una asimetría moral, inmoral más bien, que se cuestione mi candidatura en Cataluña. Nadie puso reparos a que Meritxell Batet se presentase en las listas del PSOE por Madrid», añade a este diario la candidata y fundadora de la plataforma Libres e Iguales. Además de al nacionalismo que cuestiona su designación, Álvarez de Toledo también ha tenido que responder al eurodiputado del PP Santiago Fisas, que criticó que la candidata defendiese su derecho a presentarse sin ser catalana y sin hablar catalán. «Cada vez que se diga que no me puedo presentar por Barcelona por no ser catalana, por no hablar catalán, se va a reafirmar el sentido de mi proyecto», insiste, recordando de paso, y en alusión a la «asimetría inmoral» antes citada, la etapa de Fisas como consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid.

La designación de la candidata ha sido acogida en el PP catalán con cierta ambivalencia. Por un lado se reconoce que ya está suponiendo un revulsivo frente a la atonía y derrotismo con el que el partido afrontaba la campaña, aunque por otro se cuestiona, como en otras partes de España, el personalismo con el que Pablo Casado ha liderado el proceso de confección de listas. «Puede salir bien, o puede salir muy mal», señalan fuentes internas de la formación en Cataluña. En cualquier caso, sí se reconoce la audacia y la voluntad de presentar batalla, de no ausentarse, que representa la designación de la candidata ante una contienda que, en el campo del constituciona- lismo en Barcelona presenta a Inés Arrimadas (Cs) y Meritxell Batet (PSC).

«Catalanidad»

Ante los ataques recibidos, el líder del PP, Pablo Casado, exigió que no se cuestione la «catalanidad» de Álvarez de Toledo, como nadie preguntó por el «pedigrí» madrileño de la ministra Batet, informa Mariano Calleja. Por su parte, el presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, valoró la «fuerza» de quien encabezará la lista por Barcelona: «No conozco a nadie como ella. Sus palabras expresadas dulcemente tienen la potencia de una auténtica soprano de la libertad y la concordia de los españoles».