La Infanta, sentada en el banquillo - EFE

Caso NóosEmpieza el juicio oral con la Infanta en el banquillo

Doña Cristina escuchó, junto a los demás acusados, los delitos que se le atribuyen

Palma de MallorcaActualizado:

A las nueve y cuarto de la mañana de este lunes ha empezado el juicio oral del caso Nóos, en el que por primera en la historia, una Infanta de España se encuentra sentada en el banquillo de los acusados, junto a otras 17 personas, entre ellas su marido, Iñaki Urdangarín. [ Sigue el juicio en directo]

Doña Cristina llegó a la sala del juicio con su marido una hora antes de que empezara. Ambos se bajaron de un coche gris en la puerta del edificio y con el rostro serio accedieron inmediatamente a su interior, donde ya les esperaban sus abogados.

En la sala de vistas, la Infanta y su marido se encuentran sentados en la última fila; Doña Cristina en la primera silla de la derecha y su marido, tres sillas a su izquierda. En concreto, la Infanta tiene el pasillo a su derecha, y a su izquierda a Salvador Trinxet Llorca, que fue empleado de la empresa De Goes Center for Stakeholders Managmente SL.

[Haz clic en cada uno de los asientos de la sala para conocer quién lo ocupa]

El juicio oral, que empieza hoy con las cuestiones previas, se celebra en un edificio del Polígono Son Rossinyol de Palma, situado frente a una cárcel. En este edificio sólo se ha celebrado otro juicio con anterioridad, en concreto fue el macrojuicio del caso Kabul, de narcotráfico. Al comienzo de la vista estaba convocada una manifestación republicana en la puerta del edificio, que apenas logró reunir a media docena de manifestantes.

Doña Cristina asistió a la sala vestida con un pantalón gris, una chaqueta negra y un pañuelo de color vino y beige en el cuello, mientras que su marido viste americana azul marina, camisa azul celeste, corbata azul y pantalón gris. Como está establecido, preside la sala un retrato del Rey, hermano de la Infanta Doña Cristina.

Todo parece indicar que la Infanta y su marido se desplazaron a la isla en la noche del domingo en un vuelo comercial que procedía directamente de Zurich y que han pasado la noche en Mallorca, aunque no lo hicieron en el Palacio de Marivent, que es la residencia de la Familia Real en Palma. La primera vez que Urdangarín se desplazó a Palma para declarar ante el juzgado sí que pernoctó en esta residencia de Patrimonio Nacional.

A diferencia de lo ocurrido hace un año, cuando Doña Cristina acudió muy sonriente a declarar al Juzgado de Palma como imputada, esta vez la Infanta ha mantenido el gesto serio durante todo el tiempo.

El juicio oral comenzó con la lectura por parte del letrado de la Administración de Justicia de los escritos de acusación y defensa, tras lo cual el tribunal abrió un turno de intervenciones para que las partes plantearan cuestiones previas. El tribunal está integrado por tres mujeres: Samantha Romero Adán, Rocío Martín Hernández y Eleonor Moyá Roselló.