Pablo Casado, presidente del PP - EFE / Vídeo: Casado impulsará que la sedición y referéndums ilegales sean delito

Casado quiere reformar las leyes para luchar contra el secesionismo

El nuevo presidente del PP propone recuperar la «sedición impropia» y castigar las consultas ilegales

BarcelonaActualizado:

El primer Comité Ejecutivo Nacional de la nueva etapa del PP, bajo la presidencia de Pablo Casado, se celebró, ayer jueves, en Barcelona para enviar un mensaje muy claro a toda la sociedad catalana, en particular, y la española, en general: «El PP catalán va a ser nuestra columna vertebral. Tiene que ser la vanguardia. Nuestra presencia en Cataluña va a ser constante».

Con estas palabras, Casado, tras la reunión del Comité Ejecutivo, que dio por buena la nueva estructura orgánica, hizo hincapié en que el problema planteado por el independentismo catalán centrará gran parte de su agenda como presidente popular.

En esta línea, dio a conocer la «primera iniciativa parlamentaria» que los populares presentarán en el Congreso y que consistirá en «un proyecto de ley que incorpore al Código Penal la sedición impropia y el delito de convocatoria ilegal de referéndum de secesión». Casado señaló que quiere que el Estado de Derecho «tenga los mecanismos de defensa preceptivos para que no suceda lo que ocurrió el año pasado», en referencia al intento de subvertir el orden constitucional por parte de la Generalitat de Cataluña en manos Carles Puigdemont.

Sobre esta iniciativa cabe recordar que en septiembre del año pasado, dos meses antes de su repentino fallecimiento, el entonces fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ya se mostró partidario de la reincorporación del delito de sedición impropia al Código Penal, donde estaba regulado antes de 1995. Se trataba del artículo 214, que en su apartado 5 castigaba con entre 6 y 12 años a quienes declararan la independencia de una parte del territorio nacional. Se tipificaba así un alzamiento rebelde en el que no se exigía violencia. De igual forma, la convocatoria de un referéndum ilegal también estaba tipificado como delito en la reforma del Código Penal de 2003 y castigado con penas de prisión de 3 a 5 años e inhabilitación. Dos años después, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo excluyó, informa Nati Villanueva.

Además, Casado también se propone recuperar la alcaldía de Barcelona para «los constitucionalistas» y anunció una «convención extraordinaria» en otoño y aprobar las listas del PP para las autonómicas y municipales de 2019 lo antes posible.