Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado
Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado - David Mudarra

Casado responde a Feijóo: «El PP ha estado a la altura. Sánchez jamás ha querido nuestro apoyo»

El presidente de la Xunta de Galicia defendió, en una entrevista concedida a ABC, un Gobierno de coalición

Albert Rivera ofrece a PSOE y PP una «solución de Estado» para evitar la repetición electoral

Sesión de control, previa a la repetición de elecciones, en directo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del PP, Pablo Casado, ha presentado al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en un desayuno informativo y ha aprovechado para defender la posición del partido ante la investidura fallida. «Hemos estado a la altura de las responsabilidad, por el bien de España, con la cabeza muy alta». Casado ha respondido así a las palabras de Alberto Núñez Feijóo en ABC, en las que defendió una gran coalición y lamentó que en España no hubiera más hombres de Estado, y menos políticos adolescentes.

Sobre la ronda de contactos que abre hoy el Rey, en la que valorará si hay condiciones para proponer un candidato, Casado ha insistido en que si hay elecciones será solo responsabilidad de Sánchez. «La investidura es responsabilidad exclusiva de quien ha ganado las elecciones».

Y ha recordado la posición del PP, «responsable, generosa, siempre dispuesto al diálogo». El PP, ha insistido, ofreció todas las facilidades para que el bloqueo se pudiera solucionar.

Casado ha señalado que «el PP no tiene los votos suficientes para desbloquear la investidura por sí misma. Una abstención por sí sola del PP no es suficiente, haría falta Ciudadanos». Ha explicado que había varias opciones para lograr una investidura. Pero esa puerta, la del PP, fue despreciada por Sánchez: «Cuando se toca una puerta no hay que aporrearla o tirar un cubo de basura encima. Sánchez jamás ha querido el apoyo del PP. No ofreció una gran coalición, como hizo el PP en 2015. Jamás le ha interesado ningún acuerdo con el PP». De hecho señaló en su debate de investidura que quería derogar las leyes en marcha.

«Tampoco cualitativamente es posible esa alianza, por no hablar de la demoscópica. Nuestro electorado tampoco lo querría, como se ve en el CIS y en las encuestas».

«Yo me he sentado con Pedro Sánchez cuatro veces. Casi seis horas de reuniones, en la que se ofrecieron 11 pactos de Estado más uno que era el de Presupuestos. No ha merecido ni una respuesta del PSOE. Por eso, esa responsabilidad, ese intento de Sánchez de pedir todo a cambio de nada, creo que al final ha tenido un recorrido negativo para Sánchez. Todo el mundo ha visto que ha jugado con los españoles».

«Podemos estar satisfechos de haber hecho lo que teníamos que hacer», ha advertido Casado, que ha puesto como ejemplo la negociación en Castilla y León, Murcia o Madrid. «Por mí que no quede», ha dicho.

Casado ha destacado el pacto del PP con Ciudadanos en Castilla y León, para mostrar que los populares sí saben negociar y pactar: «Mañueco llegó a un acuerdo de Gobierno con Ciudadanos que es muy satisfactorio, y se ha hecho sin renunciar a nuestros programas ni principios. Hemos buscado puntos de acuerdo».

Al hablar de Castilla y León, Casado ha propuesto un pacto de Estado contra la despoblación y el invierno demográfico. Se trata de una estrategia nacional contra la despoblación: «En el último año no se ha hecho nada, y empieza a ser algo dramático para la sostenibilidad de las pensiones y del Estado de Bienestar». Ha recordado que con el PP tuvo rango de Secretaría de Estado. Ha comparado ese pacto con los de la Moncloa, no solo con partidos, sino con organizaciones sociales. Ha puesto como ejemplo la política fiscal, la educación infantil, estímulos a la natalidad o la extensión de la fibra óptica.