El presidente del PP, Pablo Casado - EFE

Casado plantea que los presos independentistas pudieron cometer «perjurio» en el Congreso

El presidente del PP denuncia en Barcelona un pacto «oculto» entre Sánchez y los independentistas: «Indultos por votos»

BarcelonaActualizado:

La campaña electoral ha quedado marcada por la anómala sesión constitutiva del Congreso, en la que los independentistas presos camparon a sus anchas con el permiso de la nueva presidenta, Meritxell Batet. En Barcelona, Pablo Casado ha presentado una batería de medidas después del «escarnio a la democracia» que se produjo el martes en el Congreso, que incluye el análisis de un posible «perjurio» por parte de los presos. El presidente del PP ha denunciando un pacto oculto de Sánchez y los independentistas: «Los españoles no se merecen un Gobierno que oculta la verdad».

«Algunos pretenden que el Congreso se convierta en el espectáculo de Parlamento de Cataluña. Ayer vimos un esperpento, por la connivencia y la complicidad del PSOE y el PSC, que es el que manda en el PSOE, ante unas conductas inaceptables», ha advertido.

«Con toda firmeza, hemos planteado una batería de medidas para que se tomen de inmediato», ha explicado.

En primer lugar, ha pedido que se analicen las fórmulas de acatamiento de la Constitución que empleó cada diputado electo. «Hay varios diputados que no lo son a día de hoy, porque han utilizado una fórmula que no es aceptable. Si no lo son tendrán que tomarse medidas para convocar nuevas sesiones constitutivas».

«Ayer no solo escuchamos el acatamiento por imperativo legal. No vimos eso. Ayer vimos un escarnio a la democracia española. Hay personas que acataron Constitución jurando como presos políticos, o algunos reivindicaban el 1-O o se amparaban en la supuesta república de Cataluña Es una ofensa legal y humillación a la Constitución. No han pasado a ser diputados».

En el caso de aceptarse su condición de diputados, el PP sostiene que deben ser suspendidos de inmediato si son presos preventivo.

Casado ha anunciado otra iniciativa legislatura para que el acatamiento de la Constitución se base estrictamente en una formulación legal, sin adornos de ningún tipo. «Simplemente tiene que acatarse la Constitución».

Junto a esas medidas el PP va a analizar «si la figura del perjurio, que está presente en otros ordenamientos jurídicos, es decir, jurar sabiendo que lo haces falsamente o jurar sabiendo que lo haces de forma ofensiva contra la propia legalidad, es constitutivo de algún reproche penal». «Esto no solo está en vigor en los EEUU sino en otros ordenamientos jurídicos y no solo en los procesos judiciales, sino también para las fórmulas institucionales en las que alguien adquiere la condición de servidor, funcionario o representante público».

Sobre los posibles indultos a los golpistas, que Sánchez no ha negado en ningún momento, Casado ha advertido de que lo visto en el Congreso es «la ocultación de una estrategia premeditada que acaba conduciendo a los indultos». «A mí me preocupa que Sánchez diga a Junqueras que no se preocupe. Nos preocupa y mucho que se lo diga a alguien que ha dado golpe a la legalidad».

Casado cree que de aquí al 26 de mayo van a ocultar lo que ya han pactado: «Escaños por indultos». «No me queda ninguna duda, es muy preocupante». Casado ha subrayado que el PSOE no suma sin los independentistas, y son estos los que mandan. «Los españoles no se merecen un Gobierno que está ocultando la verdad, y quiere llegar a las elecciones con un disfraz de falsa moderación»

En Cataluña, Casado ha explicado que «para el PP, nuestro proyecto es la Barcelona del 92, y que ahora ha ido perdiendo muchísimo espacio en favor de Madrid, donde no se ha perdido el tiempo en cuestiones identitarias, y en favor de otras ciudades mediterráneas. Me duele España, pero me duele particularmente Cataluña», ha comentado Casado, quien ha recordado que esta es su séptima visita a Barcelona en nueve meses».

En Barcelona, Casado ha participado en un acto sectorial sobre emprendimiento y nuevas tecnologías con Dolors Montserrat, Josep Bou y Alejandro Fernández. La candidata europea ha alertado de que a partir del 26 de mayo se verá la segunda parte del pacto de Pedralbes, entre Sánchez y los independentistas, y ha pedido el voto para frenar al líder socialista y sus políticas «erráticas».