ABC

Casado no para en verano para unir al PP e ilusionar al votante

El líder popular visitará Andalucía y promete «dar guerra» en las autonómicas

MadridActualizado:

De norte a sur, de este a oeste. El líder del PP, Pablo Casado, capitanea una gira por España para unir las piezas que se quebraron tras el congreso en el que venció a Soraya Sáenz de Santamaría. En el partido tienen claro que las vacaciones de los miembros del Gobierno, y de gran parte de los líderes de la oposición, son una oportunidad para que los nuevos dirigentes del partido ganen espacio político. Fuentes de Génova insisten en que mientras en unos días habrá los clásicos actos de inauguración del curso político, ellos continúan, porque no han cerrado por vacaciones.

Por eso, dos días después de estrenar despacho en la sede popular, Casado decidió celebrar su primer comité Ejecutivo en Barcelona, el día 23 de julio. Un gesto con el que busca demostrarle a los catalanes que no teme ni a los independentistas ni a un Pedro Sánchez «que no actúa con firmeza ante los insultos» de la dupla Torra-Puigdemont. En Cataluña obtuvieron muy malos resultados, pero ahora vaticinan que van a crecer. El presidente del PP, junto al resto de líderes políticos y el Rey, también estuvo en Barcelona y Cambrils durante el primer aniversario de la matanza yihadista en Las Rambas y en los actos conmemorativos, el día 17 de agosto.

Los prismáticos de Casado apuntan ahora a Andalucía. Allí, visitará varias ciudades -el día 31 estará en Málaga- y prometen «dar guerra» en las autonómicas con un equipo «renovado y motivado». La gira, de hecho, también busca agradecer el trabajo de aquellos afiliados que están en Ayuntamientos y hacen valer los ideales del PP pese a ser anónimos, explican fuentes populares. Y precisamente esa filosofía es la que motivó durante todo el verano al nuevo número uno a visitar Valencia, Córdoba, Santa Pola (Alicante), Vitoria, Almería, Mahón (Menorca), Santiago de Compostela y Ávila, localidad por la que es diputado. Por otro lado, también viajó a Colombia, a la toma de posesión del presidente Ivan Duque, el 8 de agosto.

Con esta «renovación tranquila» el PP busca devolver la ilusión e integrar a todos aquellos que no apoyaron a Casado en el XIX Congreso, pero que sí abanderan los valores del partido.

La inmigración

La gestión de la crisis migratoria y la política del Gobierno en esta materia están siendo la diana de las criticas de la oposición. Casado visitó Algeciras y Ceuta el 1 de agosto tras un mes en el que la llegada de inmigrantes a las costas españolas triplicó la cifra del año anterior. «En este tema vamos a hablar claro porque nadie lo hace, no somos un partido de izquierdas y nuestra oposición tampoco lo será», aseguran desde filas populares.

Casado visitó el 21 de agosto Melilla para mostrar su apoyo a la Guardia Civil y denunciar el abandono de Sánchez. «Dijimos que no había papeles para todos, se nos insultó y finalmente el Gobierno nos dio la razón», expresan desde Genova. Así las cosas, Casado no pretende parar: próximamente en Aragón, Galicia, Extremadura y Castilla y León.