Pablo Casado, nuevo presidente del PP
Pablo Casado, nuevo presidente del PP - MAYA BALANYA

Casado no apoyará el techo de gasto y aboga por amortizar la deuda

El nuevo presidente del PP cree que España no necesita una «expansión presupuestaria»

MadridActualizado:

El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, ha avanzado que su partido no apoyará el techo de gasto que se debatirá en el Congreso y en el Senado próximamente, y que supone la base para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 ya que España no necesita una «expansión presupuestaria».

Durante una entrevista en Onda Cero, Casado ha confirmado que el PP no votará a favor de los nuevos objetivos de déficit público que flexibilizan la senda de consolidación fiscal y que acompañan y son debatidos con el techo de gasto de 2019.

En su opinión, no es el momento de dar más margen de déficit a las administraciones públicas y «hay que ser más responsables que nunca», y ha explicado que en un entorno económico internacional en el que puede haber una subida de tipos de interés y un enfriamiento del crecimiento económico, estas decisiones pueden «debilitar las perspectivas».

Casado ha afirmado que todavía no ha tenido la oportunidad de hablar de este tema con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero ha insistido en que «ahora mismo lo que hace falta en España no es una expansión presupuestaria porque los presupuestos anteriores ya eran suficientemente expansivos».

El nuevo dirigente del PP se ha mostrado a favor de amortizar la deuda y hacer reformas macroeconómicas que permitan aumentar la recaudación y ha reiterado que lo importante es mantener el compromiso con la Unión Europea de salir del procedimiento de déficit excesivo en próximas fechas.

Los nuevos objetivos que plantea el Gobierno y que acompañan al techo de gasto de 125.064 millones de euros para 2019, que es un 4,4 % superior al de 2018, elevan el objetivo de déficit hasta el 1,8 % del PIB en 2019, al 1,1 % en 2020 y al 0,4 % en 2021 -por encima del 1,3 %, el 0,5 % y el superávit previsto anteriormente-.

Esta nueva senda de déficit debe superar la mayoría de votos tanto en el Congreso como en el Senado y de momento se encuentra con el rechazo de la Cámara Alta ante la negativa del PP donde tiene mayoría absoluta.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advirtió de que si no se superara el trámite parlamentario, se volvería a la propuesta de déficit anterior, «más exigente», aunque el techo de gasto se mantendría «prácticamente inalterado», ya que la administración central, que es a la que afecta el presupuesto, solo se beneficia de una décima de PIB adicional de margen en 2019.