A.M.

Casado advierte en Bilbao de que España «no puede seguir descentralizándose»

El presidente del PP exige a Sánchez que deje de hacer «concesiones» a los nacionalismos

BilbaoActualizado:

Pablo Casado puso hoy límites a su idea de país «plural» y autonómico: la «lealtad» hacia España y su unidad territorial. En este sentido, el presidente popular advirtió en Bilbao de que el país «no puede seguir descentralizándose» de la mano de Pedro Sánchez, al que acusó de ceder a las exigencias de los nacionalismos a cambio de réditos electorales.

El líder popular quiso poner de relieve el peso que tendrá en su agenda política el País Vasco, una tierra que catalogó de «fundamental» para su partido. De hecho, y aunque en principio solo estaba confirmada su presencia en Bilbao, finalmente se desplazó también a Guecho -donde visitó el portaaviones Juan Carlos I-, San Sebastián y Guetaria. Aunque no pasó por alto compromisos como el desarrollo del TAV y el fomento de las pensiones, Casado se detuvo especialmente en la necesidad de «liberar» al territorio de un nacionalismo que amenaza la «unidad» de España.

Muestra de ello es, a su parecer, el paulatino crecimiento del autogobierno de las Comunidades Autónomas a costa de las cesiones del Estado. Casado recordó que el nacionalismo vasco ha «arrancado» recientemente nuevas «concesiones» al Ejecutivo central. Concretamente 33, aclaró el popular, en referencia al compromiso que adquirió el gabinete de Pedro Sánchez de negociar en el plazo de un año el traspaso de competencias al País Vasco.

Entre ellas, la de Prisiones: «El hecho de que hayan acercado a 26 presos etarras a las cárceles cercanas al País Vasco es un paso previo a la cesión de la política penitenciaria», dijo Casado, que se mostró contrario al traspaso de esta cartera. Precisamente fue el grupo popular el que, el pasado febrero, instó al gabinete de Sánchez a no acatar el calendario de transferencias competenciales que reclaman desde Vitoria. Un movimiento que el nacionalismo vasco consideró un «grave» ataque a su autogobierno.

«Deslealtad»

En este sentido, el dirigente popular, que estuvo acompañado en todo momento por la plana mayor del PP vasco, exigió al presidente del Gobierno que se deje de «concesiones» a un nacionalismo que «tanto daño ha hecho» al País Vasco y al conjunto de España. «Tenemos que reforzar la unidad y la eficacia a la hora de llevar a cabo la administración de las competencias -insistió-. Es algo que algunas Comunidades Autónomas están impidiendo de forma desleal».

Por todo ello, el líder de la formación popular insistió en que las elecciones del próximo 28 de abril son un «plebiscito» en el que los votantes deberán escoger entre el PP o lo que definió como un «proyecto político de ruptura de España» encabezado por «socialistas, comunistas y separatistas».