Carmen Romero, jefa de la diplomacia pública en la OTAN, durante la entrevista con ABC
Carmen Romero, jefa de la diplomacia pública en la OTAN, durante la entrevista con ABC - Maya Balanya

Carmen Romero: «Una Europa de la Defensa fuerte es positivo para una OTAN más fuerte»

La responsable de la diplomacia pública en la OTAN: «La Alianza siempre ha sido capaz de superar cualquier diferencia cuando se trata de protegerse los unos a los otros»

MadridActualizado:

Carmen Romero es la mujer española con el mayor puesto de alta dirección dentro de la OTAN. Es la vicesecretaria general adjunta de Diplomacia Pública, división que se encarga de coordinar la comunicación de la Alianza al exterior. También debe plantar cara (o no, según convenga) a las estrategias de desinformación contra la OTAN.

Periodista -pasó por las corresponsalías en Bruselas de Europa Press y Efe-, luego ingresó en la OTAN en 2004. Antes de su cargo actual, ejerció de portavoz adjunta de la Alianza Atlántica, organización que afronta una Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno el 11 y 12 de julio en Bruselas. Su secretario general, el noruego Jens Stoltenberg, se reunirá con el presidente Pedro Sánchez este martes en Madrid.

¿Qué podemos esperar de la Cumbre de Bruselas?

Vamos a tomar decisiones importantes para reforzar la política de disuasión de la Alianza, que siempre es defensiva y destinada a evitar el conflicto, en ningún caso a provocarlo. En los últimos años hemos tomado medidas de disuasión, ahora en la Cumbre de Bruselas iremos más allá: reforzaremos la capacidad de reacción de nuestras fuerzas militares. Se adaptará la estructura de mandos de la Alianza que nos permitirá tener una estructura militar mucho más ágil para transportar fuerzas y medios militares lo antes posible a través de Europa.

¿El flanco Sur estará en la agenda?

Efectivamente, también tomaremos medidas para reforzar la disuasión para las amenazas que vienen del Sur. E iremos más allá en nuestra agenda para proyectar más estabilidad a nuestros países vecinos, como son Túnez, Jordania e Irak, donde lanzaremos una misión de entrenamiento. La mejor arma para luchar contra el terrorismo es dotar a los países vecinos de instituciones de defensa democráticas y fuertes. Esto también es importante en el asunto de la inmigración.

También estará el asunto de la inversión del 2 por ciento del PIB en Defensa, algo que se acordó en la Cumbre de Cardiff (2014) con Barack Obama como presidente de EE.UU.

Los 29 países analizarán el reparto de la «carga» entre los países miembros, con las denominadas tres «C»: «cash, capabilities and contributions» (dinero, capacidades y contribuciones). Cada país pondrá sobre la mesa un plan para explicar cómo se está avanzando en el cumplimiento de ese compromiso de tender hacia una inversión del 2 por ciento del PIB en Defensa. Ante las nuevas amenazas, en el ciberespacio y la guerra híbrida, se tomarán decisiones para reforzar la Alianza.

Llevamos siete minutos de entrevista y aún no ha mencionado la palabra «Rusia»… ¿es tema tabú?

Para nada. En nuestra política con Rusia no habrá grandes cambios en la Cumbre. Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN reconfirmarán la política de doble dimensión: una defensa fuerte con una disuasión reforzada pero al mismo tiempo de diálogo con Rusia. Desde 2014 a 2016 no tuvimos ninguna reunión en el Consejo OTAN-Rusia, desde 2016 hasta ahora hemos tenido siete reuniones, una de ellas el mes pasado. Y cuando el diálogo es difícil, es más importante hablar.

Maya Balanya
Maya Balanya

Y claro está, tendremos un presidente de EE.UU., Donald Trump, que viene de una cumbre del G-7 muy tensa con países aliados. ¿Cómo puede afectar a la Cumbre de Bruselas?

El secretario general ha manifestado que, efectivamente, existen una serie de diferencias entre países aliados, que son bastante serias. Pero también ha dejado claro que él no espera una cumbre tensa porque la OTAN es una organización de democracias. Tuvimos crisis en Suez (1956), con la salida de Francia de la estructura militar (1966) o Irak (2003) y la OTAN siempre ha sido capaz de superar cualquier diferencia cuando se trata de protegerse los unos a los otros.

Hay recelos en la OTAN a las nuevas iniciativas de Defensa como la PESCO de la UE (Cooperación Estructurada de Defensa) o la Iniciativa Europea de Intervención lanzada por Francia.

No hay recelos porque una Europa de la Defensa fuerte es positiva para una OTAN más fuerte. Lo que el secretario general ha dicho es que la Europa de la Defensa debe llevarse a cabo siguiendo tres puntos: 1. que todas las capacidades militares que se desarrollen en la UE sean coherentes con las desarrolladas en la OTAN; 2. que las capacidades militares de la UE estén a disposición de la OTAN si se necesitan; 3. que también Europa implique a los países no miembros de la UE dado que ellos también contribuyen a la seguridad europea. Una vez que se produzca el «Brexit», el 80 por ciento de la inversión de defensa de la OTAN va a venir de países no miembros de la UE.

El secretario general la OTAN, Jens Stoltenberg, se reunirá con el presidente Pedro Sánchez este martes en La Moncloa. ¿Cómo se valora la contribución española en la OTAN?

España siempre ha sido un país clave dentro de la Alianza y muy valorado. No sólo para reforzar el flanco Sur de la Alianza, además contribuye con 300 soldados a la fuerza reforzando Europa del Este, más concretamente en Letonia; también con aviones en el Báltico; acoge cuatro navíos antimisiles en Rota; tiene una batería de misiles Patriot en Turquía; sigue contribuyendo a la construcción de seguridad en Afganistán; y en Irak los soldados también marcan diferencias con el entrenamiento antiminas y participa en los grupos marítimos de la OTAN.

¿Cree que en España queda algo del «OTAN no, bases fuera»?

España es uno de los países más constructivos de la Alianza. Siempre está ahí en el momento que se le necesita.