Carlos Dívar toma posesión de su cargo como presidente del CGPJ y del Supremo

EP. | MADRID
Actualizado:

Carlos Dívar tomó hoy posesión de sus cargos como presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en un acto solemne celebrado ante los nuevos veinte vocales del órgano de gobierno de los jueces y el alto tribunal en Pleno, y al que asistieron, entre otros, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, el presidente del Senado, Javier Rojo y la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas.

El acto se celebró apenas unas horas antes de que el Rey presida la apertura del Año Judicial, en el que Dívar leerá su primer discurso formal como presidente del Tribunal Supremo. El breve acto protocolario de toma de posesión estuvo presidido por el magistrado Ramón Trillo, al que le correspondía la presidencia en funciones del Supremo por ser el presidente más antiguo de Sala (la de lo Contencioso-Administrativo).

Dívar, visiblemente emocionado, entró en el Salón de Actos del alto tribunal acompañado de los magistrados más antiguo y más moderno, Aurelio Desdentado y Fernando Pignatelli, tal y como dicta el protocolo, tras lo cual le fue impuesto el collar símbolo de la "alta magistratura" que ejercerá a partir de hoy y tomó posesión de su asiento presidencial.

Una vez dado por concluso el acto, los asistentes irrumpieron en aplausos, y el micrófono, que quedó abierto durante unos segundos, permitió a los periodistas escuchar la reacción en el nuevo presidente. "Creo que me aplauden a mí eh? ", dijo Dívar, a lo que Trillo respondió: "Fíjate, ni se han sentado, bueno, es que ahora ya eres el jefe, coño".

La anécdota fue muy comentada después de que la pasada semana algunos medios de comuniación revelaran el malestar que el nombramiento de Dívar, hasta ahora presidente de la Audiencia Nacional, habría causado entre algunos magistrados del Tribunal Supremo".

La toma de posesión estuvo precedida de una misa por la apertura del Año Judicial y en memoria de los magistrados fallecidos, en la iglesia de Santa Bárbara, que estuvo oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco, quien durante la homilía señaló que "la justicia humana necesita ser vivida con la sensibilidad de la voluntad de Dios, que es justa y misericordiosa".

Por su parte, los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) celebrarán mañana martes un Pleno ordinario, ya bajo la dirección de Dívar, en el que previsiblemente será elegido vicepresidente de este órgano el vocal Fernando de Rosa, según fue consensuado por los partidos políticos que negociaron la renovación de este órgano.

Igualmente, en esta primera sesión ordinaria se elegirá al vocal portavoz de este órgano y a los integrantes de las tres comisiones más importantes: la Permanente, la de Calificación (competente para proponer los nombramientos en la cúpula judicial), y la Disciplinaria, informaron fuentes del Consejo.

Los miembros de esta última ya tienen tarea sobre la mesa, pues deberán valorar el recurso interpuesto ayer la Fiscalía contra la decisión del anterior de Consejo de multar con 1. 200 euros euros al juez penal de Sevilla Rafael Tirado por una falta de desatención, relacionada con los retrasos en la ejecución de una condena por abusos a menores impuesta a Santiago del Valle, el presunto asesino de la niña Mari Luz Cortés.

Por lo que respecta al portavoz, en espera de la decisión que adoptarán el martes los nuevos vocales los nombres que más suenan para este puesto son Gabriela Bravo y Antonio Carmona, puesto que ambos ya conocen lo que es la relación con la prensa tras haber sido portavoces de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) y Jueces para la Democracia (JpD), respectivamente.